Impulsará nuevo embajador mexicano comercio con Chile

El nuevo embajador de México en Chile, Otto Granados, afirmó hoy que trabajará para fortalecer los vínculos económicos entre ambos países, en medio de la incertidumbre financiera internacional.

El diplomático mexicano, que presentó este jueves sus cartas credenciales al presidente chileno Sebastián Piñera, dijo a Notimex que "fortalecer las relaciones económicas bilaterales es no sólo indispensable, sino la mejor opción para nuestros países".

"Desde su inicio, el gobierno del presidente Enrique Peña Nieto se ha empeñado en fortalecer y enriquecer la relación bilateral entre México y Chile al más alto nivel", subrayó el también abogado, que por segunda vez encabeza la legación mexicana en Santiago.

Recordó que Peña Nieto y Piñera "han tenido la oportunidad de encontrarse en varias ocasiones" y la próxima podría darse en septiembre próximo en Nueva York, donde ambos coincidirán para participar en la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU).

"Estos vínculos pasan por un momento excepcionalmente bueno (...) mi designación la entiendo como una oportunidad de contribuir a mejorar aún más esa atmósfera en diversos campos", como el económico, político, cultural y de cooperación, anotó Granados.

"El hecho de que en efecto yo ya haya sido embajador (en Santiago), que mantenga numerosos contactos políticos, empresariales, sociales y académicos, y que sea un visitante asiduo a Chile ayudará a cumplir con creces ese objetivo", enfatizó el diplomático mexicano.

Explicó que a partir del Tratado de Libre Comercio (TLC) bilateral, "hemos tenido un crecimiento constante en el aspecto del intercambio comercial", que en la actualidad alcanza ya una cifra que ronda los cuatro mil millones de dólares.

"Y creo que tenemos un potencial enorme para seguirlo incrementando, en especial con el impulso que supone la Alianza del Pacífico", añadió Granados al aludir al bloque de integración que México y Chile conforman junto a Colombia y Perú.

La embajada mexicana en Santiago, en ese marco, "concentrará sus esfuerzos en aumentar los niveles del comercio, la activación de distintos proyectos de coinversión directa en ambos países, (y) la atracción de nueva inversión chilena hacia México", abundó.

El embajador mexicano señaló, por otro lado, que se promoverá "la mayor participación del sector privado mexicano en proyectos de infraestructura en Chile y la institucionalización de mecanismos conjuntos de diálogo y resolución".

"Daremos una atención muy especial al apoyo a pequeñas y medianas empresas mexicanas que tengan potencial exportador para que ingresen al mercado chileno", aseguró, tras advertir que "existen nuevas áreas de oportunidad que debemos aprovechar".

Sostuvo que "por el tamaño de Chile, un país de 17 millones de habitantes, por su modelo de transformación productiva y el tamaño de su economía, que es alrededor de una cuarta parte de la mexicana, han tenido que volcarse hacia los mercados internacionales".

"Ello sugiere que su organización competitiva puede ser muy atractiva para los estados mexicanos más grandes y con economías más modernas, como los casos de Nuevo León, Querétaro, el estado de México o Jalisco", explicó Granados.

Asimismo, "nos interesa promover un mayor intercambio entre instituciones innovadoras chilenas, como la Fundación Chile o Start Up Chile, con estados y municipios e instituciones académicas y de investigación mexicanas", aseveró.

"En suma, pienso que hay un espacio muy rico para profundizar nuestras relaciones de cara a los retos del siglo XXI", concluyó el embajador Granados.