En recuperación heridos por explosión de cohetes en Tlaxcala

A cinco meses de que se registrara una explosión de cohetones durante una procesión religiosa, la mayoría de los lesionados se han ido recuperando satisfactoriamente.

Lo anterior, debido al tratamiento médico que recibieron en hospitales de esta entidad, Puebla y Distrito Federal.

Poco a poco los más de 150 lesionados van recuperando su vida y muchos se han reinsertado a las labores cotidianas que realizaban antes del accidente, el cual dejó también más de 20 personas fallecidas.

María Asunción Madrid Lara, madre del menor Manuel Yair Jiménez Madrid, dijo en entrevista que su hijo y cinco sobrinos afectados aquel 15 de marzo se encuentran en franca recuperación.

Asimismo, su esposo, Gregorio Jiménez, ha salido adelante físicamente después de estar presente en la explosión en la comunidad de Jesús Tepactepec, accidente que dejó 23 muertos y más de 150 lesionados.

A 160 días de aquel viernes de procesión en honor de San Jesusito, Madrid Lara señala que sus familiares se recuperan satisfactoriamente de las quemaduras que sufrieron.

Refirió que después del estallido de los cohetones de arranque algunos miembros de su familia fueron llevados a hospitales de la vecina ciudad de Puebla y otros al Distrito Federal, donde fueron intervenidos en el Centro Nacional de Investigación y Atención a Quemados.

Dijo que después de la contingencia, los lesionados recibieron atención especializada y diversas terapias.

A su vez, Alicia Corichi Sampedro, hija de Zenón Corichi Ramírez, una de las personas con lesiones permanentes durante la explosión, dijo que la atención fue la apropiada por parte de las instituciones hospitalarias.

Expuso que su familiar perdió uno de sus brazos, sin embargo, está logrando recuperarse poco a poco.

"Mi padre es campesino y perdió un brazo, ahora acude a terapias y lo que solicitamos es que continúen apoyándonos", acotó.

El pasado 15 de marzo, alrededor del mediodía, se registró una explosión durante la procesión en honor del Santo Patrono Jesusito, en la comunidad de Tepactepec, y al lugar acudieron decenas de ambulancias de Tlaxcala y Puebla.

Los primeros en llegar observaron a decenas de lesionados tirados en la calle debido a la fuerte explosión que se registró cuando, al parecer, un cohetón chocó con un cable de luz y se regresó a la camioneta donde los feligreses transportaban varias "gruesas" de cohetones que serían utilizadas durante todo el fin de semana.

En el sitio fallecieron nueve personas, y 14 más murieron en el transcurso de las siguientes semanas, de los más 150 lesionados, la mayoría dados de alta en la semana siguiente, sin embargo, al menos tres tuvieron que ser trasladados a nosocomios de Estados Unidos con apoyo de la Fundación Michou Mau y los gobiernos federal y estatal.

A pesar de la inconformidad de un amplio sector de la sociedad tlaxcalteca con el uso de artificios elaborados con pólvora, en la entidad se continúan utilizando juegos pirotécnicos en casi todos los festejos religiosos.