Lamenta Coparmex presiones al Congreso por tema educativo

La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) lamentó que las instituciones nacionales dejen de lado la discusión y la aprobación de la Ley de Servicio Profesional Docente y cedan a "las presiones de grupos que utilizan la violencia".

En un comunicado, el organismo patronal manifestó su repudio hacia los actos de violencia e intimidación "de grupos minoritarios que no quieren ni valoran la democracia, que buscan la confrontación y están tomando como rehén al Congreso de la Unión".

Calificó como inadmisible que un grupo de no más de 15 mil maestros, los cuales "no son representativos de la mayoría de los docentes del país, quieran cambiar el curso de las discusiones democráticas e institucionales".

La Coparmex refirió que la Ley General de Educación, así como la que crea el Instituto Nacional de Evaluación Educativa, son insuficientes y no facilitarán las condiciones para una educación integral y de calidad para más de 26 millones de niños y jóvenes mexicanos.

Sin una profesionalización de los docentes, que incluya una evaluación, capacitación y promoción de los maestros más preparados, puntualizó, la reforma educativa quedará trunca, por lo que de nada sirve crear un instituto que evalúe a los profesores si no les pueden hacer las pruebas.

Asimismo, señaló que la Ley de Servicio Profesional Docente es indispensable para definir los mecanismos de evaluación y los estándares para la calidad de la enseñanza, permitirá a los maestros tener una carrera y avanzar de acuerdo con sus logros, y asegurará que los niños reciban clases de quienes están preparados para hacerlo.

Por ello, exhortó a los gobiernos federal y capitalino para que garanticen la seguridad en el Congreso, y a que liberen los plantones y bloqueos que "están dañando la integridad y el patrimonio de los ciudadanos de la ciudad de México, y afectando su economía".

Mientras que a las autoridades estatales y a la Secretaría de Educación Pública (SEP) les exige "tomar acciones para garantizar las clases y sancionar administrativamente a los maestros que están incumpliendo con su obligación de estar frente al salón de clases".