Envían misión humanitaria a zona de conflicto campesino en Colombia

La Cruz Roja Colombiana envió hoy una misión humanitaria a una zona del central departamento de Cundinamarca, que es donde un paro agrario ha dejado el mayor número de heridos y detenidos.

En un comunicado, el organismo humanitario informó que este jueves se trasladó una unidad móvil a la zona de conflicto "para brindar atención en salud en las zonas aledañas de las manifestaciones que se registran en el departamento por el paro agrario".

La unidad dispone de camillas, botiquines básicos, medicamentos, oxígeno y otros elementos de atención en salud para la emergencia en las vías que comunican a las poblaciones de Ubaté y Zipaquirá.

El Módulo de Estabilización y Clasificación (MEC) para situaciones de emergencia garantizará medicamentos, oxígeno y otros elementos, que permitirán brindar una atención oportuna en la zona donde se registran las manifestaciones, añadió el reporte.

Aseguró que la Cruz Roja Colombiana prestará "asistencia en salud si se requiere y estaremos realizando un constante monitoreo de las zonas aledañas en donde se han registrado los últimos hechos".

El ministro de Salud, Alejandro Gaviria, expresó su preocupación por que ya hay desabastecimiento de oxígeno en los hospitales de las zonas donde se han intensificado los bloqueos a las carreteras por efecto del paro agrario que se desarrolla desde el 19 de agosto.

La protesta de los gremios del sector agrícola ha dejado un centenar de manifestantes detenidos y más de 80 agentes antimotines heridos, de acuerdo con el reporte oficial.

Con la movilización, diferentes gremios del sector agropecuario exigen reducir los precios de insumos como fertilizantes y plaguicidas, para garantizar una mayor competitividad.

Los mineros informales, por su parte, demandan del gobierno que suspenda de manera inmediata la destrucción de la maquinaria que es usada en la extracción no legalizada.

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), por otra parte, denunció 12 casos de atentados a misiones médicas durante el paro agrario, por lo que llamó a los manifestantes a que respeten "al personal, así como las instalaciones y los vehículos de salud".

Recordó que desde enero pasado hasta el 19 de agosto, se habían documentado 36 casos de ataques y bloqueos contra la misión médica en Colombia.

"Sólo en tres días se han registrado 12 casos, lo que constituye un incremento verdaderamente alarmante", dijo el jefe de la delegación del CICR en Colombia, Jordi Raich.

Advirtió que "es responsabilidad de todos velar porque los heridos y los enfermos tengan acceso a los servicios de salud, y el personal de salud pueda cumplir con su cometido profesional".