Urge Navy Pillay a investigar cientos de muertes en Siria

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, condenó la muerte de cientos de civiles, incluidos mujeres y niños, en las afueras de Damasco, la capital de Siria, y urgió a su pronto esclarecimiento.

Indicó que se debe investigar la denuncia de la oposición siria respecto a que esos cientos de muertos sería debido al uso de armas químicas lanzadas por el régimen de Bashar al-Assad.

La presunta utilización de armas químicas debe ser investigada "como una cuestión de máxima urgencia", planteó Pillay en un comunicado.

Debido a que el equipo de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), dirigido por el sueco Aker Sellstrom, se encuentra en Siria, Pillay instó a las fuerzas del gobierno y de la oposición "a que puedan examinar el lugar de los supuestos ataques sin demora".

"El uso de armas químicas está prohibida por el derecho internacional consuetudinario. Esa prohibición absoluta se aplica en todas las circunstancias, incluso en los conflictos armados", enfatizó.

Sostuvo que "como una norma de derecho internacional consuetudinario, es vinculante tanto para el gobierno, a pesar de no ser parte en la Convención sobre Armas Químicas de 1993, como también es obligatoria para los grupos armados contrarios al gobierno".

Consideró que las acusaciones de la oposición son "extremadamente" graves y deben ser probadas o desmentidas tan pronto como sea posible.

Pillay señaló que "sean o no armas químicas las que se utilizaron de hecho, parece que una vez más en Siria muchos civiles han muerto en violación flagrante del derecho internacional".

Aseguró que su personal en la región logró contactar a fuentes confiables dentro de Siria que informan que, además de los fallecidos, hay miles de personas heridas que necesitan atención médica urgente y ayuda humanitaria inmediata.

Las partes de la localidad afectada de Al Ghouta ya padecían escasez severa de suministros antes de los acontecimientos de los últimos días.

"Entiendo que los bombardeos y la lucha han continuado hoy", deploró Pillay.

"Hago un llamado a todas las partes a poner fin a los combates inmediatamente y permitir el acceso a la ayuda humanitaria y suministros médicos esenciales, a fin de evitar más muertes innecesarias", urgió.