Califican Rusia e Irán como "provocación" presunto ataque químico

Rusia e Irán, aliados del régimen sirio, calificaron hoy como una "provocación premeditada" la denuncia de la oposición siria sobre el ataque con armas químicas cerca de Damasco, por lo que demandaron una investigación objetiva y profesional.

"Todo esto no puede sino sugerir que una vez más se trata de una provocación previamente planificada", indicó el portavoz del Ministerio ruso de Asuntos Exteriores, Alexander Lukashevich, citado por la agencia rusa de noticias Ria Novosti.

Afirmó que con ello se quiere lograr por todos los medios un pretexto para exigir al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que se ponga del lado de la oposición siria.

Consideró la situación como un intento de minar las posibilidades de convocar la Conferencia Ginebra-2, para la cual está previsto otro encuentro de expertos rusos y estadunidenses para el próximo 28 de agosto.

La oposición siria denunció que al menos mil 300 personas murieron la víspera en un ataque con armas químicas en Ghouta oriental y otras áreas en los alrededores de Damasco, que de confirmarse sería el más letal del mundo desde la década de 1980.

El vocero de la cancillería rusa solicitó una investigación "objetiva y profesional" sobre el denunciado ataque con armas químicas cometido en la zona de Ghouta, ubicada en las inmediaciones de Damasco.

Lukashevich justificó la postura de Moscú, aduciendo que el presunto ataque químico se ha cometido cerca de Damasco, en el mismo momento en que un equipo de expertos de las Naciones Unidas se encuentra en Damasco investigando anteriores ataques con armas químicas.

En tanto, Irán -principal aliado regional del régimen de Siria, dijo este jueves estar convencido de las tropas sirias no utilizaron armas químicas en un ataque cerca de Damasco.

"Si se demuestra el uso de armas químicas, va a quedar claro que las usaban los terroristas que son capaces de cometer cualquier crimen", dijo el canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, en referencia a los rebeldes sirios que buscan desde hace 29 meses la caída de al-Assad.

Insistió que este tipo de crímenes son actos de grupos terroristas, pues sus intereses dependen de la intensificación de la crisis siria y de internacionalizarla.