Mexicanos apoyan prohibir "chatarra" en escuelas: Alianza por la Salud

La mayoría de la población mexicana está a favor de prohibir la venta de comida "chatarra" en escuelas y de crear una ley para combatir la obesidad, señaló la organización Alianza por la Salud Alimentaria al presentar la llamada Encuesta Nacional sobre Obesidad.

En conferencia de prensa Alejandro Calvillo, director del Poder Consumidor, dijo que 77 por ciento de los encuestados pidieron que en las escuelas se prohíba la venta de refrescos, papas fritas, golosinas y otros productos con alto grado de azúcar y sodio, que además, dijo, utilizan publicidad engañosa.

También mencionó que el 85 por ciento de los encuestados apoya la creación de una ley general contra la obesidad que contenga una estrategia integral de prevención, con regulaciones de alimentos y bebidas, así como el desarrollo de un etiquetado eficiente que permita identificar la calidad de los productos.

"Las empresas han elaborado etiquetados engañosos. Han establecido autoregulaciones de la publicidad que dirigen a los niños, lo que les permite continuar con el engaño y la manipulación de la infancia", expresó.

Por ello, dijo que el gobierno debe intervenir, regulando y modificando dichas condiciones, para que los consumidores puedan elegir opciones saludables y que las empresas no induzcan a los menores al consumo de comida chatarra a través de la publicidad.

Por su parte, Alma Meneses, de la Red de Derechos de la Infancia en México, consideró que al permitirse la venta de productos chatarra en las escuelas, el gobierno incumple tratados internacionales, la Ley General de Salud y la propia Constitución, ya que dichos lineamientos exigen la salvaguarda de la salud de niñas y niños, y los productos chatarra son nocivos.

A su vez Manuel Encarnación Cruz de la organización ContraPeso, manifestó que en México, generalmente las personas no son conscientes de que padecen sobrepeso y obesidad, lo que se traduce en falta de cuidado y en que no se busque ayuda profesional para afrontar el problema.

En ese sentido, recordó que de acuerdo con la encuesta, el 83 por ciento de la población considera a la obesidad como un problema muy grave, pero pocos son los que aceptan y enfrentan el mal a pesar de la gravedad.

Alianza por la Salud Alimentaria señaló que fueron encuestados mil 500 personas en todo el país, a quienes se revisó su estado de salud y a pesar de que algunos de ellos presentaban problemas de obesidad, no aceptaban la problemática.