Culmina en barrio chiapaneco emblemática fiesta

Uno de los barrios más tradicionales de este enclave étnico y cultural de Chiapas se apresta a concluir la más emblemática de sus fiestas, dedicada a la Virgen María, en una ceremonia que es amalgama de lo indígena y europeo.

Se trata de "Los tres Misterios de la Virgen" que, a decir del cronista local, Manuel Burguete Estrada, celebra su "Tránsito, su Asunción y su Coronación".

El gran festejo tiene lugar este viernes en el barrio de Los Mexicanos, el más antiguo de esta ciudad de los coletos (gentilicio de los oriundos de San Cristobal de Las Casas) y que fue fundado en 1548 por indígenas mexicas traídos por españoles.

En entrevista con Notimex, Burguete Estrada señaló que el capitán español Diego de Mazariegos dio en posesión el 17 de agosto de aquel 1548 a los indígenas mexicas que lo acompañaban una porción de terreno ubicada en el lado norte de la ciudad para que se asentaran y fue en esa fecha cuando construyeron el centro del barrio.

Allí fundaron el barrio y por eso se llama de Los Mexicanos porque fueron los mexicas los que lo poblaron, y desde esa fecha fueron evangelizados y adoptaron como patrona del barrio a la Virgen María.

Tiempo después decidieron celebrar "Los tres Misterios de la Virgen", que concluyen este viernes con su coronación, agregó el cronista, quien refiere que el primer capellán de estos festejos fue el sacerdote Pedro González.

"En realidad son tres fiestas que se realizan, inicia con el 'Tránsito de María', que según la tradición cristiana es la preparación para la Asunción, y se celebra el 12 y 13 de agosto". Luego "la Asunción, que se conmemora el 14 y 15; y la Coronación que ocurre en la fiesta principal, es decir, ocho días después, o sea, este viernes 23", relató.

Las fiestas, dijo el entrevistado, se realizan de manera ancestral con los indígenas, ya católicos, con la quema de cohetes y bombas, unas mil 500 de éstas desde el día 14, para dar lucimiento a la fiesta principal de la coronación.

Abundó que todo eso se logra con la "junta de polvoreros" que son los señores encargados de colectar dinero para los cohetes y bombas, empleadas el pasado día 14 para anunciar el inicio de la fiesta de "La Asunción de María".

Señaló que "no sólo los cohetes distinguen las fiestas, hay otro signo distintivo y es que los integrantes de las diferentes juntas que organizan la fiesta distribuyen una bebida tradicional llamada el 'Coloradito´".

Relató que dicha bebida es elaborada por los encargados del descargue de bombas y cohetes, con una fórmula secreta que incluye otras como la de la sidra, y el posh, (alcohol tradicional de la región) "y dicen los que la elaboran que es pegadora" (por su alto contenido de alcohol.

Asimismo, el cronista indicó que desde la fundación del barrio, muchos de sus habitantes se dedicaron esencialmente a dos oficios: a teñir manta para las 'naguas' de los indígenas y a fabricar tejas para las casas.

Entre los indígenas también vinieron artesanos dedicados a la carpintería , actividad que ha ido pasando de generación en generación y persiste aún en este barrio.

Aseveró que entre los indígenas que vinieron a habitar el barrio, también venían varios curanderos que continuaron ésta tradición por lo que actualmente a sus habitantes se les conoce con el mote de los "brujos".

Un detalle importante, según Burguete Estrada, es que a su llegada a este valle el 31 de marzo de 1528, los españoles entraron por el sector norte y desde entonces destinaron una zona para dar a los indígenas un lugar dónde vivir.

Ese lugar, en donde hoy como desde entonces había una vasta extensión divida en dos partes por un río, fue denominado "Amarillo".

Fue así como surgió el barrio de Los Mexicanos, separado sólo por el "río amarillo" del barrio de Tlaxcala, que fue habitado por los indígenas tlaxcaltecas que también acompañaron a los españoles en su conquista del sureste mexicano, concluyó el cronista.