Abrirá Santos camino a post conflicto en recta final de gobierno

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, priorizará lo social en la recta final de su gobierno para allanar el camino a un post conflicto, si se llega a un acuerdo con las FARC, afirmó el analista Carlos José Herrera.

El experto en temas de seguridad dijo este jueves a Notimex que Santos buscará "abonar el terreno" para lo que se viene, en la eventualidad de firmar la paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en La Habana, Cuba.

"El próximo gobierno, al margen de si el presidente resulta reelegido (en mayo de 2014) o cualquiera que fuera su sucesor, tendrá el reto de saldar la deuda social que hay en Colombia, tarea que no será fácil", manifestó Herrera.

Para el politólogo, las protestas y movilizaciones que se registran en Colombia, están motivadas por problemas que vienen desde muchos años atrás, pero ahora se dan en un escenario diferente en el que Colombia se encamina a la prosperidad.

Según el académico, Colombia presenta un crecimiento sostenido que lo ubica en posiciones de privilegio en la región, con una gran riqueza en el campo y un interés extranjero de invertir, del cual la gente quiere ser participe.

"Aunque suene extraño, las protestas que se presentan son una señal de lo bien que se están poniendo las cosas, de la manera gigante como está progresando el país y del despertar de la gente que quiere aprovechar el buen momento", dijo.

Al menos siete sectores de la agricultura colombiana iniciaron el lunes pasado un paro nacional por tiempo indefinido, para rechazar el encarecimiento de los insumos y buscar apoyo económico estatal ante la caída en las cosechas y precios.

Santos consideró la protesta "legítima", pero advirtió que la Fuerza Pública intervendrá en el momento en que los manifestantes intenten bloquear carreteras o acudir a las vías de hecho para presionar una salida a sus demandas.

En algunas zonas se han presentado enfrentamientos entre uniformados y campesinos que han intentado taponar las vías, los cuales ya dejan 98 capturados y más de 80 policías lesionados, según reportes de las autoridades locales.

En opinión de Herrera, "la tensión que se percibe en las regiones donde existen bloqueos a carreteras es normal y finalmente la gente terminará de manera racional buscando salidas a sus demandas sociales en una mesa (con el gobierno)".

Para los analistas, Santos ha enviado mensajes claros de querer abrir espacios a un post conflicto, como los recientes cambios en la cúpula militar para ganar terreno político en los sitios más golpeados por el conflicto armado interno.

Según los politólogos, la designación del general Leonardo Barrero como comandante de las Fuerzas Militares, a quien se le considera un hombre cercano a los campesinos e indígenas en las zonas de guerra, así parece demostrarlo.

El gobierno de Santos sostiene diálogos con la guerrilla de las FARC desde 2012 en La Habana, para poner fin a medio siglo de confrontación interna, con Cuba y Noruega como garantes y Chile y Venezuela como acompañantes.