Preocupa a Occidente acoso de sociedad civil y opositores en Rusia

Países de occidente externaron durante el Examen Periódico Universal (EPU) del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas (ONU), su preocupación por la intimidación que padecen Organizaciones No Gubernamentales (ONG) en Rusia.

Países como Suecia, Suiza, Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Bélgica, entre otros, expresaron su preocupación por el requisito establecido en 2012, de que las organizaciones de la sociedad civil que recibieran apoyo financiero de fuentes externas se inscribieran y se identificaran públicamente como "agentes extranjeros".

Asimismo, varios relatores especiales de la ONU en el informe presentado por el Alto Comisionado de la ONU para el EPU de Rusia señalaron que debido a esta nueva ley se podrían aplicar medidas estrictas de control a las organizaciones no lucrativas financiadas con fondos extranjeros a fin de vigilar estrechamente sus actividades.

La Relatora Especial sobre la situación de los defensores de los derechos humanos expresó la preocupación de que esa vigilancia estrecha de los defensores de los derechos humanos los disuadiera de llevar a cabo su labor y los intimide.

Por su parte, el Comité de la ONU contra la Tortura (CAT) manifestó en el informe su preocupación por las recientes modificaciones del Código Penal.

En virtud de esas modificaciones se amplió la definición del delito de traición al Estado para incluir el hecho de proporcionar asistencia financiera, técnica, consultiva o de otra índole a un Estado extranjero o a una organización internacional con el fin de menoscabar la seguridad del Estado.

El Comité expresó su inquietud de que esas disposiciones "pudieran interpretarse como una prohibición de compartir información sobre la situación de los derechos humanos con los órganos de las Naciones Unidas que se ocupaban de los derechos humanos".

Ante esta situación Estados Unidos recomendó a Moscú quitar estas leyes que además prohiben que las Ong's puedan recibir fondos del extranjero.

Además, el CAT recomendó que se modificasen las disposiciones legislativas que exigían que las organizaciones de derechos humanos que recibían financiación extranjera se inscribieran como "agentes extranjeros" y se derogase la definición modificada del delito de traición.

Reino Unido, entre otros países, recomendó a Moscú trabajar de cerca con la relatora de la ONU sobre la protección de los defensores de derechos humanos sometidos a un acoso creciente y Estados Unidos le alentó a investigar detenciones arbitrarias de defensores, opositores y abogados.

A su vez, Francia le recomendó investigar los asesinatos de periodistas.

Por otra parte, países como Suecia, Bélgica, Canadá y Dinamarca llamaron a tomar medidas contra la discriminación que sufrían algunas personas a causa de su orientación sexual, lo que incluía incitaciones al odio y manifestaciones de intolerancia y prejuicio de funcionarios públicos, dirigentes religiosos y medios de comunicación.

Varios países criticaron la violencia contra las lesbianas, los gays, los bisexuales y los transexuales (LGBT), en particular por los informes de hostigamiento por parte de la policía y los casos de agresión o asesinato debidos a la orientación sexual de las víctimas.

En este sentido el CAT expresó en el informe compilado por la ONU su preocupación por las informaciones según las cuales la policía no había reaccionado con prontitud a los actos de violencia cometidos contra personas LGBT, o no había realizado investigaciones eficaces ni formulado cargos contra los responsables de esos actos de violencia.

Otros países hicieron referencia a las actitudes patriarcales y los estereotipos arraigados acerca de las funciones y las responsabilidades de las mujeres y los hombres.

Señaló que esas costumbres y prácticas perpetuaban la discriminación de las mujeres y las niñas, especialmente en Chechenia.

La delegación de Rusia que participó en el examen del país sobre su récord en derechos humanos celebrado en el seno de la ONU en Ginebra, estuvo liderada por el ministro de justicia ruso Alexander Konovalov.