Fustiga Le Monde debilidad de reacciones al ataque químico en Siria

Las palabras de indignación sobre la matanza perpetrada con gas tóxico en Siria, denunciada por la oposición, no son suficientes pues la comunidad internacional ya sabía que se han usado armas químicas y aún espera para actuar, censuró hoy Le Monde.

En su editorial "Siria: la indignación no es suficiente", el diario francés lamentó las reacciones de los países occidentales ante la denuncia de un nuevo ataque químico en Siria, cuyo número de víctimas es incierto, aunque según la oposición supera los mil 300 muertos.

El rotativo refirió como prueba del ataque denunciado la víspera por la oposición siria, las decenas de vídeos que muestran cadáveres alineados, niños que agonizan por asfixia, hombres convulsionando con la boca y los ojos abiertos, con brazos y piernas sacudiéndose.

Sin duda, "no hay rastros de heridas de bala o proyectiles en los cuerpos de las víctimas", destacó el periódico y subrayó que para los expertos todo indica "la inhalación de una potente toxina", quizá gas sarín del cual el régimen sirio posee en grandes cantidades.

Este ataque fue una "dramática escalada" de la guerra civil en Siria, aunque en junio pasado Francia, Reino Unido y Estados Unidos, dijeron que se han utilizado armas químicas en ese país y señalaron como responsable a las fuerzas del presidente Bashar al-Assad.

Indicó que Rusia -apoyo incondicional del régimen sirio- clama manipulación y aunque los países occidentales no aceptan esa versión, sus reacciones son pasivas, quieren esperar a que una misión de investigadores de Naciones Unidas (ONU) establezca los hechos.

Es un desafío, consideró el diario al juzgar como "relativa" la capacidad de los expertos de la ONU para moverse libremente en Siria y refirió como "pésimo signo" que el ataque tóxico haya tenido lugar a pocos kilómetros del lugar donde se encuentran los investigadores.

Para Le Monde, al-Assad es sin duda un gran observador de la escena internacional y en los últimos meses ha visto la debilidad de las reacciones extranjeras a sus repetidos ataques químicos, y en consecuencia ha deducido que "un aumento no le traería más problemas".

Además, estaría sacando provecho de la crisis en Egipto que ha acaparado la atención internacional recientemente, sintiendo campo libre para actuar, con el apoyo de Rusia e Irán.

El rotativo lamentó que Estados Unidos y los países europeos, que en 2012 amenazaron con actuar en caso de empleo de armas químicas en Siria, continúen enviando "palabras vacías".