Golpea crimen organizado intereses de la región peruana de Ancash

El crimen organizado ha comenzado a golpear los intereses de comerciantes, empresarios, taxistas y la industria de la construcción de la región de Ancash, donde exigen dinero para "proteger" sus intereses, revelaron hoy los afectados.

Personas que requirieron el anonimato para evitar represalias, indicaron que la violencia es incontenible al grado que Alejandro Montalván Macedo, alcalde provincial de Ancash (centro-noroeste del Perú) fue ejecutado tras revelar la forma de operar de los sicarios.

Montalván Macedo, asesinado el 9 de diciembre de 2012, había revelado poco antes de morir que en el poblado de Casma, los delincuentes colocan stickers en las casas o negocios que han pagado con lo que marcan su territorio.

De esa forma, había indicado, evitan que otros malhechores cobren a los mototaxis, o comerciantes, igual como ocurre en el norteño poblado de Trujillo, donde los extorsionadores pegan en las casas figuras de Cristo y el mensaje "Jesús te Ama".

Tras sus revelaciones fue acribillado por dos sicarios que se desplazaban en motocicleta y a partir de ese momento el pueblo de Ancash quedó sin orden.

La crisis en materia de seguridad ha llevado incluso a la Fundación de voluntarios italianos "Matto Grosso", que lidera el sacerdote Ugo De Censi, a retirarse de las provincias de San Luis y Asunción-Chacas, en Ancash, según reveló el afectado.

Los integrantes del organismo no gubernamental eran víctimas de extorsión, chantaje y amenazas de muerte pese a que ayudaban a las comunidades donde viven peruanos en extrema pobreza, instalando centros artesanales y talleres, indicó De Censi.

El alcalde de Asunción Chacas, Alfonso Santiago Gregorio, dijo por su parte que su zona "se ha convertido en tierra de nadie porque se ubica cerca del río Marañón, bastante transitada por delincuentes, narcotraficantes y terroristas".

El funcionario pidió al Estado peruano que se establezca la declaratoria de "Zona de emergencia" con lo cual se suspenden las garantías individuales y es el Ejército el que toma el control político-militar.

La cadena Radioprogramas del Perú informó este jueves que hay una difícil situación donde los delincuentes usan stickers para identificar aquellos vehículos de servicio público que consideran como suyos.

Recogió la versión del presidente de Defensa de Ancash, Víctor Castillo Huamán, quien aseguró que "hay mucho sicariato operando en esta zona" e hizo un llamado a la policía para que inicie labores de patrullaje.