"Errores vergonzantes" en indagación sobre asesinatos en Alemania

La investigación oficial alemana sobre el asesinato de nueve extranjeros y una mujer policía cometidos por la célula terrorista Clandestinidad Neonazi (NSU), registró "errores vergonzantes" y es "históricamente un desastre sin paralelos".

Así lo declaró este jueves en conferencia de prensa el presidente del Comité Parlamentario de Investigación sobre el caso de la NSU, el legislador socialdemócrata Sebastian Edathy.

"Tiene que haber seguridad de que semejantes desarrollos de la militancia terrorista no queden fuera del sistema de radares de nuestras autoridades de seguridad", dijo.

Edathy dijo que la política alemana debe reflexionar sobre cómo se puede evitar que los jóvenes del país europeo se desvíen hacia una visión ideológica tan despreciativa de la dignidad humana.

El presidente del Bundestag, el legislador demócrata cristiano Norbert Lammert, declaró a su vez que "la protección de la integridad física y de la vida, derechos fundamentales garantizados en nuestra Constitución, tienen que ser vigentes para todos los que viven aquí".

Calificó el trabajo que realizó el Comité parlamentario de investigación de ser un ejemplo de elevada cultura política y de competencia parlamentaria.

Legisladores de los partidos políticos con fracción parlamentaria en el Bundestag trabajaron año y medio en revisar las investigaciones de las autoridades sobre los asesinatos cometidos por la NSU y emitieron 47 recomendaciones.

Las autoridades alemanas que estuvieron relacionadas con los asesinatos no detectaron que esos delitos fueron cometidos por una célula terrorista neonazi alemana durante siete años, en los que ésta actuó con libertad e impunidad.

Entre las recomendaciones para aplicar cambios en la policía, las autoridades encargadas de la seguridad y el poder judicial anotaron que las actas oficiales de una investigación no sean destruídas antes de que pierdan vigencia después de un determinado número de años, como lo marca la ley.

Esa recomendación se relaciona con la destrucción de actas sobre la indagación que llevaron a cabo funcionarios de la Oficina de Protección a la Constitución relacionadas con los fallos en las investigaciones sobre el asesinato de los extranjeros antes mencionados.

Cuando haya indicios de que el delito pueda obedecer a la xenofobia y discriminación, darle seguimiento y cultivar la cultura de la autocrítica en caso de que se cometan errores.

Debe haber una rotación de personal para evitar la tendencia de que las oficinas públicas de las autoridades policíacas y de seguridad se aislen en sí mismas.

Además la comunicación con las víctimas o con sus familiares se debe llevar a cabo a través de personal especialmente capacitado para ello.

Los agentes y funcionarios de las Oficina de Protección a la Constitución necesitan mayores conocimientos, así como aumentar la sensibilidad sobre los peligros para la democracia y para la dignidad humana en Alemania.

Por su parte, los 17 abogados de los familiares de los ocho turcos y un griego que fueron asesinados por la célula terrorista criticaron el documento que este jueves dio a conocer el Comité de Investigación Parlamentario.

De acuerdo a su percepción, el Comité evitó reconocer expresamente el "racismo institucional" que hay en las autoridades policíacas y de seguridad de Alemania.