Reúne "Escultura monumental mexica" la historia de cinco monolitos

El libro "Escultura Monumental Mexica", de Eduardo Matos Moctezuma y Leonardo López Luján, fue presentado anoche con toda la riqueza cultural que encierra, al ofrecer imágenes, análisis y comentarios detallados y precisos sobre cinco importantes monolitos.

En el acto, enmarcado en la Feria del Libro Académico y Literario -que se realiza en la Librería "Rosario Castellanos" del Fondo de Cultura Económica (FCE)-, López Luján expuso que la obra presenta la historia, antecedentes, características físicas e interpretación cultural de esas piezas.

La Coatlicue, la Piedra del Sol, la Piedra de Tizoc, la Piedra del Antiguo Arzobispado, la Coyolxauhqui y la Tlaltecuhtli son analizadas en el libro editado por el FCE, que tiene como antecedente haber sido uno de los títulos más vendidos en la pasada Feria del Libro en el Palacio de Minería.

López Luján sigue excavando en el Templo Mayor, luego de que la madrugada del 21 de febrero de 1978 trabajadores de la Compañía de Luz hallaron una monumental piedra que resultó ser la Coyolxauhqui, lo cual dio pie al Proyecto Templo Mayor, iniciado por Matos Moctezuma.

En ese sentido, recordó que desde esa fecha se han hallado 74 ofrendas con innumerables piezas, entre restos humanos, vegetales y animales, así como objetos de uso cotidiano y ornato.

Tan sólo de marzo de 2007 a la fecha, tiene contabilizadas 36 ofrendas con alrededor de 50 mil piezas arqueológicas.

Bajo este tenor, el libro ofrece un profundo análisis de la historia de los colosales monolitos que son fundamentales para comprender la cosmogonía mexica, reconstruir el pasado remoto y edificar la identidad actual.

Ambos especialistas explicaron que el primero, de los ocho apartados, es una visión general de la sociedad mexica, el segundo es un acercamiento al arte escultórico de esa civilización y los consecutivos describen las colosales piedras. Cada una de ellas, con sus particularidades, integra un legado prehispánico único.

El libro no se limita a explorar los diversos valores estéticos, el contenido histórico y las funciones litúrgicas de los monolitos estudiados, sino que aborda las miradas que estas obras maestras han suscitado a lo largo del tiempo entre conocedores y profanos, mexicanos y extranjeros.

Para los dos autores, plasmar de manera gráfica y por escrito seis de los más grandes monumentos creados por la civilización mexica, derivó en el deseo de construir el libro "Estructura monumental mexica".

Dijeron que los cinco monolitos fueron creados en rocas volcánicas por artistas anónimos, y explicaron de dónde provinieron esas grandes rocas y todos sus pigmentos.

Eduardo Matos y Leonardo López se dieron a la tarea de buscar la esencia que cada uno de estos monolitos contiene, sus rasgos en común y su real pertenencia a la mayor producción escultórica del llamado periodo imperial del pueblo mexica.

Detallaron que más allá del análisis histórico, político y religioso que se hace en el libro, presentan a las piezas como poseedoras de un destacado lugar en la historia del arte universal. Las imágenes están documentadas con testimonios que datan del siglo XVI, complementados con aportes de la arqueología moderna.