Concluyen labores de rescate en edificio colapsado en Bangladesh

Los equipos de rescate de Bangladesh descartaron hoy la posibilidad de encontrar más sobrevivientes del colapso del edificio que ocurrió la semana pasada en las afueras de Dacca, causando hasta ahora 397 muertos y más de mil 200 heridos.

A cinco días del colapso del inmueble de ocho plantas, los socorristas pusieron fin a la búsqueda de sobrevivientes y comenzaron a utilizar maquinaria pesada para limpiar los escombros del edificio, que se ubicaba en las afueras de Dacca, la capital de Bangladesh.

"Hemos asumido que no queda nadie con vida", dijo el general de brigada Ajmal Kabir, quien dirige las operaciones de rescate y quien aseguró que el último sobreviviente que encontraron los bomberos no pudo ser rescatado anoche debido a un incendio.

El presidente de la Sociedad de la Media Luna Roja de Bangladesh, MS Akbar, también aseguró que las posibilidades de encontrar a alguien con vida son muy remotas, por lo que ahora los socorristas se centran en recuperar los cadáveres, según el diario bengalí The Daily Star.

La primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, visitó este lunes por primera vez el lugar de la tragedia y habló con algunas de las víctimas en el hospital Enam Medical de la localidad de Savar, a unos 30 kilómetros de Dacca.

En tanto, el propietario del edificio Rana Plaza, detenido la víspera cuando intentaba huir a India, apareció este lunes en la corte y fue puesto bajo custodia policial durante 15 días.

Mohammed Sohel Rana, una de las ocho personas detenidas hasta ahora en relación con el colapso del inmueble, llegó a la corte con un chaleco antibalas y casco debido a que una multitud de personas furiosas gritaban "ahorcarlo, ahorcarlo".

Sohel Rana será interrogado por acusaciones de negligencia, construcción ilegal y persuadir a los trabajadores para entrar en un edificio peligroso.

Este lunes, la policía de Bangladesh detuvo a Abdul Jalek, el padre de Sohel Rana, en la localidad de Moghbazar, en Dacca. "Será llevado al cuartel general de la Policía", dijo el inspector adjunto de la Policía Metropolitana de la capital bengalí, Masudur Rahman.

Hasta ahora, las autoridades han detenido a ocho personas, entre ellos tres propietarios de fábricas, dos ingenieros del gobierno, así como a la esposa del dueño del edificio por su presunta responsabilidad en el derrumbe del inmueble.

El empresario de nacionalidad española, David Mayor, director general de Phantom-Tac, una de las fábricas textiles que se alojaban en el inmueble, está prófugo.

De acuerdo con la policía y versiones de prensa de Bangladesh, los propietarios de las fábricas habrían ignorado las grietas que aparecieron un día antes del colapso y obligaron a los trabajadores a entrar al edificio.

El desastre volvió a poner de manifiesto las malas condiciones laborales y de seguridad que sufren los trabajadores de talleres textiles en el país asiático, que abastecen a multinacionales occidentales.

Bangladesh cuenta con alrededor de cuatro mil 500 fábricas textiles de varias marcas internacionales y está en camino de superar a China, dentro de unos siete años, como el mayor fabricante de ropa del mundo.