Detienen a dos presuntos secuestradores en León

La Procuraduría de Justicia del Estado dio a conocer la detención de dos presuntos raptores de la banda delictiva "los Bustillos", originarios de Chihuahua, quienes mantenían secuestrados a cuatro ciudadanos de origen chino.

Los detenidos fueron identificados como Óscar Alejandro Castañeda Chavira alias "el Cepillo", de 27 años, y Alejandro Cárdenas Tarín "el Pipas" de 18 años, ambos provenientes de Chihuahua, entidad donde han sido detenidos varios integrantes de esta banda, dedicada al secuestro de personas de nacionalidad china.

El operativo de rescate estuvo a cargo del Grupo Especial de Reacción Inmediata (GERI) de la fiscalía estatal y el grupo táctico de las Fuerzas de Seguridad Pública del Estado.

Alvar Cabeza de Vaca Appendini, secretario de Seguridad Pública del Estado, dijo en entrevista que además de los detenidos, se aseguraron armas de fuego, largas y cortas, una casa de seguridad y vehículos de motor que eran utilizados para cometer los secuestros.

A Óscar Castañeda Chavira y Alejandro Cárdenas Tarín se les aseguraron dos armas largas calibre .223 y un arma corta calibre nueve milímetros, abastecidos con cartuchos útiles, además de la "casa de seguridad" ubicada en la colonia Obregón.

Así también, tres camionetas que utilizaban para llevar a cabo los secuestros, una de la marca Jeep Cherokee 2008, una Chevrolet S-10 y una Dakota 2005 con placas de Guanajuato, propiedad de una de las víctimas.

Tres de los ciudadanos chinos fueron interceptadas el pasado 12 de agosto, cuando viajaban en una camioneta Dodge Dakota, y por la fuerza fueron sometidos y trasladados a una casa de seguridad.

Asimismo, llevaron a cabo la privación ilegal de la libertad de su cuarta víctima, el pasado jueves 15, cuando transitaba en un automóvil Lincoln, del cual lo bajaron y lo subieron por la fuerza a la camioneta en la que previamente habían secuestrado a sus primeras víctimas.

Los delincuentes llamaron a los familiares de sus víctimas y les exigieron altas sumas de dinero a cambio de ponerlos en libertad.

Fue hasta la víspera cuando los ciudadanos chinos fueron liberados por elementos de la Procuraduría de Justicia y Secretaría de Seguridad del Estado, y quienes ya recibieron el apoyo de la embajada de su país.