Conmemoran bicentenario de la Toma del Fuerte de San Diego

Con una invitación a reflexionar sobre los principios de ética y responsabilidad que han normado, desde hace ya dos siglos, la vida de la nación, María Teresa Franco, directora general del INAH, inauguró la exposición "La Toma del Fuerte de San Diego y el Primer Congreso de Anáhuac" en el Museo Histórico de Acapulco.

La exhibición, que conmemora los 200 años de la toma del Fuerte de San Diego, en Acapulco, por el ejército insurgente, presenta facsimilares de documentos invaluables como "Sentimientos de la Nación", "Proclamación de la Abolición de la Esclavitud" y la "Constitución de Apatzingán".

Además de reproducciones de periódicos insurgentes y objetos de la época, entre los que se encuentra la casulla usada por el general Morelos, informó el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Como parte de los festejos del Fuerte, también se izó la bandera azul y blanco del ejército insurgente, y se develó una placa conmemorativa del bicentenario de la toma del baluarte.

Antes de la apertura de la exposición se presentó la obra "Un alto honor", en la que se escenificó la emblemática cena que ofreció José María Morelos y Pavón, luego de que junto con el capitán Pedro Antonio Vélez capitulara y brindara por "la España hermana, no por la dominadora de América".

Después, la Filarmónica de Acapulco ofreció un concierto con obras del siglo XIX, como "El Murciélago", de Johann Strauss, y "Sobre las olas", del mexicano Juventino Rosas, entre otras.

A la conmemoración asistieron, entre otros funcionarios, el diputado Héctor Astudillo, presidente de la Comisión Especial del Bicentenario del Primer Congreso Anáhuac; Manuel Zepeda, secretario estatal de Cultura, y Blanca Jiménez, directora del Centro INAH-Guerrero.

Así como Javier Saldaña, rector de la Universidad Autónoma del Estado de Guerrero; Guadalupe Basteris, presidenta de la Asociación de Amigos del Fuerte de San Diego, y Víctor Hugo Jasso, director del Museo Histórico de Acapulco.