El principal problema de México con China es el comercio: académico

El principal problema de México en su relación con China es el comercio, afirmó hoy aquí el jefe del departamento de Estudios Internacionales de la Universidad de Guadalajara, Roberto Hernández.

El académico, quien participa en la capital chilena en el seminario "Las relaciones comerciales entre América Latina y Asia Pacífico: desafíos y oportunidades", subrayó que el comercio de México con China es "muy desigual".

"Nosotros le vendemos a China alrededor de cinco mil 500 millones y les compramos 59 mil millones de dólares. Por cada peso que les vendemos ellos nos venden 10", dijo el investigador del Departamento de Estudios del Pacífico de la Universidad de Guadalajara.

Consideró que "eso es un desequilibrio enorme", con un agravante, ya que los productos que llegan de China tienen componentes de otros países de Asia e incluso tecnologías de países desarrollados (Estados Unidos y Europa).

Es decir, no es un problema exclusivo entre los dos países, que solamente corresponda a los dos países, sino que es derivado del fenómeno de la globalización, de la división internacional del trabajo, aprovechando además el bajo costo del trabajo.

"Este es el gran reto que tenemos los países latinoamericanos, que a lo largo de decenios no hemos tenido la habilidad y capacidad de integrarnos, de trabajar de manera conjunta, de buscar alianzas estratégicas para abordar mercados como los asiáticos", advirtió.

"Ellos están mejor integrados que nosotros. Por ejemplo, las empresas japonesas producen componentes en varios países de Asia y tienen capacidad de bajar sus costos, porque la mano de obra y los costos de producción en Japón son muy caros", anotó.

"Es lo que tenemos que hacer nosotros los latinoamericanos, podernos integrar en fases de la producción para poder competir, e incluso tener inversiones de los propios asiáticos en América Latina y de América Latina en Asia", indicó.

El profesor Hernández señaló que la Alianza del Pacífico -que integran México, Colombia, Perú y Chile- "es una de las esperanzas que tenemos de que algunos países" avancen en busca de ese necesario proceso de integración productiva.

Aseveró que los cuatro países de la Alianza del Pacífico, "han buscado una forma mucho más ágil, mucho más expedita, menos politizada, para de manera pragmática poder integrase de manera productiva".

Lo importante, sostuvo el académico, es que los países mantengan "esas estrategias de liberalización comercial", independientemente de los cambios de gobierno.