Reducción de carga fiscal no solucionaría problemas de Pemex

Pese a que con la nueva reforma energética se reduciría la carga fiscal de Petróleos Mexicanos (Pemex), sus ganancias aún serían insuficientes para operar de manera eficiente, consideró el presidente del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP), Carlos Cárdenas Guzmán.

Afirmó en conferencia que aunque no existe un panorama suficientemente claro sobre lo que sucederá con el régimen legal de la paraestatal, si el Congreso decide reducir la carga fiscal de Pemex para que pague impuestos como cualquier otra empresa, aún sería necesaria la entrada de capital privado.

"Prácticamente todo el dinero que Pemex gana, después de absorber costos y gastos, se lo lleva el gobierno", refirió el presidente del organismo, por lo cual la reforma pretende que Pemex sea como cualquier otra sociedad mercantil y que pague impuestos.

Al pagarlos, ya sea el Impuesto Sobre la Renta (ISR) o el Impuesto Empresarial a Tasa Única (IETU), según cuál esté vigente y sea el mayor, "es obvio que se quedaría con más dinero para sus operaciones, sin embargo no sería suficiente para hacer frente a todas sus necesidades".

Para Cárdenas Guzmán, "Pemex no podría hacer frente por sí mismo a sus requerimientos de inversión", a pesar de que contaría con un margen de operación menos ahogado, pero "no sería suficiente para atender sus requerimientos y es definitivamente indispensable que participe el capital privado".

En este contexto, el directivo se pronunció en favor de una discusión seria y responsable de la reforma energética en el Congreso, y que no se convierta en "un dogma" en donde cada una de las partes defienda su punto de vista sin considerar a los especialistas.

La reforma energética tiene el potencial de hacer competitivo a ese sector, crear un mayor número de empleos, aumentar la recaudación fiscal, hacer crecer la economía e incrementar la competitividad del país, puntualizó el presidente del IMCP.