Aprueba TEDF causas de nulidad relativas a votación por Internet

El Pleno del Tribunal Electoral del Distrito Federal (TEDF) aprobó el acuerdo que establece las causales de nulidad para la elección vía Internet de los Comités Ciudadanos y Consejos de los Pueblos, y en la Consulta para el Presupuesto Participativo, que se realizará del 24 al 29 de agosto en esta ciudad.

Durante una rueda de prensa-taller para periodistas sobre Impugnaciones, el magistrado presidente del TEDF, Alejandro Delint, recordó que las causales de nulidad son aplicables para la emisión, recepción y/o cómputo del voto y en la opinión de los capitalinos en lo relativo al presupuesto participativo de su colonia o pueblo.

Delint García precisó que el objetivo es proteger el sufragio y opinión para ambos ejercicios durante los seis días de la votación, al recordar que el sistema electoral mexicano está basado sobre la desconfianza.

"Esa desconfianza no se ha podido superar porque los actores políticos, llámense partidos, políticos e instituciones, no hemos tenido el talento en su conjunto para que la ciudadanía tenga confianza en el sistema", acotó.

Dijo que pese a los esfuerzos realizados por las autoridades electorales tanto en las administraciones pasadas como en la actual, no se ha logrado encontrar absoluta certeza y precisión para la emisión de los votos electrónicos.

"Yo, la verdad como ciudadano también diría o como autoridad, hay bastantes cosas qué cuestionar y qué ver en este voto electrónico. No estoy satisfecho en términos de precisión, ahora decirlo es fácil, hacerlo es lo complejo y, bueno, el Instituto seguramente ha hecho el mejor esfuerzo, pero sí hay cosas que dejan mucho que desear", expresó.

A su vez, la magistrada Aidé Macedo, dio la bienvenida a la utilización de nuevas tecnologías e implementación e incorporación al derecho electoral y específicamente al derecho del voto, ya que potenciará la participación ciudadana.

Macedo Barceinas reconoció que el voto electrónico es perfectible, por lo que debe estar acompañado de medidas que constitucional y legamente hay durante la emisión del sufragio como el que sea voto libre, secreto y universal.

"Yo diría que es una buena medida para potencializar el ejercicio del sufragio activo, al incrementar la participación ciudadana", resaltó la magistrada.

Para que la votación y opinión electrónica por Internet sea nula, en ambos procesos ciudadanos se aplicará el Artículo 126 de la Ley de Participación Ciudadana del Distrito Federal, sobre que no se podrá instalar el módulo de votación y opinión, sin causa justificada en lugar distinto al señalado por la autoridad electoral correspondiente.

Además destaca que la recepción de la votación u opiniones recabadas mediante el Sistema Electrónico por Internet, no podrá realizarse por personas distintas a las facultadas por la normativa.

Otra causa de nulidad es "haber mediado error en la computación de los votos u opiniones recabadas mediante el Sistema Electrónico por Internet, y esto sea determinante para el resultado de la votación emitida por dicha vía".

Permitir votar u opinar durante la jornada comicial y que ello sea determinante para el resultado de la votación emitida por dicha vía, también puede anular la contienda o bien, impedir el acceso a los representantes de las fórmulas o haberlos expulsado sin causa justificada del Módulo de Votación y Opinión.

Durante el taller se informó que la impugnación de la votación recibida por medios electrónicos deberá llevarse a cabo en la misma demanda que, en su caso, se presente contra los cómputos finales.

Por lo cual deberá sujetarse a los requisitos y plazos para impugnar esos actos, los cuales pueden ser consultados en el Blog Sólo Vecinos. Para ello, el demandante deberá señalar la ubicación del módulo, y el día en el que se presentaron las irregularidades que denuncian.

Enfatiza que en caso de acreditarse alguna irregularidad, la nulidad sólo operará respecto de la votación recibida en el módulo denunciado para la colonia o pueblo cuya elección o consulta se controvierte y para el día en el que se haya comprobado la anomalía.