Acepta Bahamas salida de 18 cubanos a Panamá

Bahamas aceptó la salida de 18 inmigrantes cubanos hacia Panamá en los próximos días, dijo hoy el abogado Lorenzo Palomares, tras reunirse con autoridades panameñas y bahameñas en Nassau para hablar del tema.

El acuerdo se produjo la víspera tras una reunión del ex embajador panameño ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Guillermo Cochez y el ministro de Exteriores e Inmigración de Bahamas, Frederick Mitchell, para presentar la oferta de asilo del gobierno panameño.

"Hay 14 cubanos que ya están en la calle y otros cuatro que todavía están en prisión y la idea es que viajen a Panamá lo más pronto posible", dijo a Notimex Palomares a su llegada al aeropuerto de Miami procedente de Nassau.

Palomares tramita los papales de los cubanos para que viajen a Estados Unidos.

Pero integrantes del Movimiento Democracia, grupo que ha organizado protestas en favor de los detenidos en Nassau, dijeron que este día recibieron la noticia de que Bahamas había repatriado a Cuba a cuatro de los cubanos incluidos en los 18 que había solicitado Panamá.

"Esta es una mala jugada del gobierno de Bahamas", señaló Ramón Saúl Sánchez, líder de Movimiento Democracia al afirmar que las autoridades bahameñas "están jugando un doble juego" con Panamá y Cuba, este último con el que tienen un acuerdo de repatriación.

Cochez, por su parte, en declaraciones a El Nuevo Herald, dijo que el grupo podría viajar esta misma semana o la próxima a Panamá en vuelo de Copa.

La reunión en Bahamas se realizó días después que Mitchell dijera públicamente que no había recibido aún la oferta de Panamá para hacerse cargo de los cubanos y una semana después de que repatriara a 24 cubanos, pese a las protestas del exilio.

Entre los repatriados estaban ocho cubanos involucrados en filmar un video con un teléfono celular que muestra a un supuesto guardia del Centro de Detención de Inmigración de Nassau pateando a varios detenidos en el suelo, según Ramón Saúl Sánchez.

Las autoridades de Bahamas alegaron en julio que el video era falso, pero la congresista cubanoamericana Ileana Ros-Lehtinen declaró que funcionarios del Departamento de Estado habían dicho que Nassau había confirmado su veracidad y removido a los guardias culpables.