Concluye el Ciclo "Por lo tanto... Jazz" con Roberto Aymes Trío

La Coordinación de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes tuvo a bien organizar un ciclo de jazz del 5 al 28 de abril en los mismos espacios donde se programa música de cámara y sinfónica.

Las síncopas del género popular, que nació en New Orleans hace más de 100 años, se entrecruzaron con los bemoles de las concordias renacentistas, barrocas, clásicas, románticas y modernas de la música de concierto.

Swing, bebop, cool, hardbop, funk, jazz funk, neoclásico, latin jazz, neobop, cubop, nuevo swing, free funk y jazz rock cohabitando con allegros, adagios, sonatas, allegro con spirito, allegretto grazioso, scherzo, rondó...

"Por lo tanto... Jazz", programa que rompió esquemas y prejuicios. Un público curioso llenó la Sala Manuel M. Ponce y el patio del Museo "José Luis Cuevas" todos los fines de semana de abril para escuchar la propuesta de jóvenes jazzistas bajo la misma óptica y objetivos del disfrute de un ensamble de cámara o una orquesta filarmónica.

El guitarrista mexicano Hugo Fernández abrió el itinerario con entusiasta respuesta de los asistentes. La pianista estadounidense Laura Dubin --acompañada del contrabajista Roberto Aymes y el baterista Antonio H. Guerrero-- dio cátedra de jazz la tarde del domingo 7 abril.

El guitarrista defeño René Thompson colmó el patio del Museo "José Luis Cuevas" en la segunda fecha del calendario de exposiciones. El saxofonista argentino Luis Nacht plantó sus pujas armónicas de jazz rioplatense el sábado 13 en la Sala Manuel M. Ponce. El Quinteto Cuarta Aumentada llevó al Museo "José Luis Cuevas" sus versiones de música tradicional mexicana a los ancladeros del jazz el domingo 14 de abril.

El joven pianista mexicano Alex Mercado presentó su disco, "The Watcher", el 20 de abril. Polak Jazz Master tuvo oportunidad de mostrar un suculento cartel con piezas emblemáticas de Thelonious Monk, Henry Mancini, Duke Ellington, Sonny Rollins, Clare Fischer y Paul Desmond el domingo 21 de abril en el Museo Cuevas.

La vocalista Patricia Carrión y su Trío entregaron un repertorio de canciones de George Gershwin, Harry Warren, Jorge Bem, Lennon/McCartney y Cole Porter el sábado 27 de abril.

El convite tuvo fin ayer domingo en el patio del Museo "José Luis Cuevas" con "La Giganta" como testigo en un tributo a los pianistas Bill Evans (1929-1980) y Oscar Peterson (1925-2007) por parte de Roberto Aymes Jazz Trío.

Ronda conducida por los pulsos del contrabajista Aymes que contó con la presencia del pianista Alejandro Corona y el baterista Antonio Guerrero. Glosa de nueve temas que el canadiense Peterson y el "neoyorquino" (nacido en Plainfield, Indiana) Evans imputaron en las plazas del jazz en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado.

Composiciones que hoy se consideran clásicas en el amplio sumario de estándares del jazz: de "Very Early" (Evans) a "Mona lisa" (Peterson/Livingston), de "Remembering The Rain" (Evans) a "The Day of Wine and Roses" (Mancini), de "I've Grown Accustomed to Her Face" (Lerner/Loewe) a "Time Remembered" (Evans)...

Cool, postbop y música modal en contigüidades con el impresionismo de Debussy latentes en los ademanes de Bill Evans; swing, neoclásico y bop en los gestos de Oscar Peterson. Roberto Aymes Trio supo recrear con tino los códigos de dos pianistas emblemáticos de la música del siglo XX.

El pianista Alejandro Corona afrontó con delicada digitación, por ejemplo, los bemoles de "Turn Out The Stars" (Evans) -- una de las partituras más hermosas del jazz--, y asimismo se regodeó en el swing de "Mona Lisa" con determinante dominio de la sonoridad bop.

Aymes, desde walking proceloso, configuró con solvencia las palpitaciones de Scott LaFaro y Ray Brown. El baterista Antonio Guerrero, desde discretos tabaleos, hizo ostentación con acierto de los hilvanes rítmicos de Paul Motian.

Caudalosas figuraciones con raíces bluseras y sublimadas melodías de emocionante peregrinación: la tarde del domingo de ayer se humedeció de textura y timbres en anímicas pronunciaciones de un trio desbordado en virtuosismo.

Lleno total en el Patio del Museo "José Luis Cuevas". Consumación de un programa que despertó curiosidad: "Por lo tanto... Jazz", las síncopas de New Orleans se impusieron. El público aceptó la propuesta: ojalá se repita el próximo año.