Inicia Tatiana la "Gira del adiós" en el Auditorio Nacional

La cantante, actriz y productora Tatiana inició la "Gira del adiós" con la presentación del espectáculo "El mundo de Tatiana".

Al celebrar también el Día del Niño, la artista ofreció lo mejor de su repertorio que a lo largo de 18 años la han coronado como "La reina de los niños".

La regiomontana, que inició su carrera artística como baladista hace 29 años para después cantarle a los niños, se presentó por quinta ocasión en el Auditorio Nacional en medio de un espectáculo lleno de música, confeti multicolor, botargas, bailarines, un payaso, juegos pirotécnicos y mucha imaginación.

El espectáculo inició una vez que la nave de la imaginación, vehículo en el que Tatiana se transporta, dio la bienvenida a los presentes y en adelante las sorpresas no pararon, que comenzaron cuando la intérprete inició el concierto entre las butacas para cantar "Somos ángeles".

"Gracias a todos por estar aquí, si todos nos diéramos la mano, este mundo sería mejor", fueron las palabras con las que Tatiana saludó al público y despidió a los infantes que hicieron acto de presencia en el escenario, internos en diversos hospitales y que fueron invitados por ella en sus visitas que realiza a los nosocomios.

A los pequeños asistentes pidió que no cantaran, sino que "gritaran" las canciones y los invitó a divertirse, mientras que a sus papás los exhortó a volver a ser niños y ser parte del mundo mágico que esta tarde invadió el coloso de Reforma.

Llegó el popurrí de rondas infantiles: "El patio de mi casa", "Estrellita" y el inolvidable "Pin pon", para después dar paso a "La patita Lulú" , "Bíbidi bábidi bu", "El ratón de los dientes", "Dale robot", "El chango marango" y "El baile de la ranita".

Tatiana en todo momento interactuó con su público compuesto por niños, niñas, papás, abuelos, tíos y amigos, a quienes a cada instante les hizo sentir su agradecimiento por su apoyo.

Incluso cantó a capela "Chicas de hoy", a petición de mamás que fueron sus seguidoras en los tiempos en que también sonaba en la radio con "Peligro en el elevador", entre otras canciones de corte juvenil.

Uno de los momentos emotivos se produjo cuando Tatiana pidió a su público creer siempre en sus sueños, tal como ella lo hizo, porque "desde que era niña soñé con cantar y ahora ya cuento con 29 años de carrera". Las lágrimas se asomaron, pero la magia continuó.

"Te quiero" fue la canción con la que paseó en el aire por el Auditorio Nacional a bordo de una estrella mágica, y se despidió en las butacas del recinto de Reforma, en medio de las muestras de cariño del público que la ha reconocido como "La reina de los niños".