Revela Emilia Buitimea sus vicisitudes para cuidar la lengua mayo

La escritora indígena Emilia Buitimea reveló esta noche las vicisitudes que debe vivir cotidianamente para salvaguardar su lengua madre, el mayo, "porque los niños y jóvenes de hoy se educan en el idioma español y prefieren aprender inglés antes que su lengua originaria".

Al asistir a la Sala Adamo Boari del Palacio de Bellas Artes para tomar parte en el ciclo "La primera raíz", organizado por la Coordinación Nacional de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), Emilia Buitimea charló con la lingüista mixe Yásnaya Elena Aguilar.

"Sólo los mayores de 30 años hablan mayo. Trabajo con niños y jóvenes en una zona del estado de Sonora, que es frontera con Estados Unidos, y ellos optan primero por conocer el idioma inglés", reiteró Buitimea, quien explicó que su apellido significa "el que corre y mata", en alusión al cazador antiguo.

Manifestó que crear en lenguas originarias que están actualmente en peligro de desaparecer requiere de un esfuerzo, "porque nadie más que los pocos hablantes del mayo trabajan por su conservación. El gobierno, pese a sus esfuerzos por mantener vivos esos idiomas indígenas, no puede hacer nada".

La promotora leyó, en su lengua materna, una procesión para pedir lluvia; texto que inmediatamente tradujo al español para que los presentes pudieran conocer la cosmovisión de los indígenas mayos de Sonora en torno a su relación con la naturaleza, los animales y todos los demás seres vivos.

Para Emilia Buitimea, escribir en español ha significado todo un reto, pues tradujo textos de la lengua mayo al español, consiguiendo que se distinguieran para estar al nivel de los cuentos en castellano, sin perder la identidad indígena que ella representa.

Pero escribir en español también trajo algunas desventajas, "ante la pérdida de la lengua mayo y el poco interés que tiene la población yoreme en leer cuentos en esa lengua tan bonita, prefieren sólo leer los textos en español, llevando así a la pérdida paulatina a la literatura mayo", acotó con un tono en el que se reflejó la tristeza y el desencanto de una gran escritora.

Añadió: "Yo misma me emociono al leer mis escritos y recordando lo que es parte de mi tradición".

Por otro lado, habló de lo que representa mostrar la visión de su pueblo por medio de su trabajo literario, pues detrás de él hay un compromiso y respeto al saber que está escribiendo en la lengua de sus viejos ancestros.

Por eso uno de sus objetivos es transmitir la esencia del pueblo mayo a través de sus creaciones, para que el lector se apropie de la identidad yoreme. En sus cuentos, explora el tema infantil y la naturaleza, "porque en la niñez es cuando padres, abuelos y maestros inculcan deberes y principios de la familia yoreme".

Es por ello que enfatizó en reconocer la atmósfera de la naturaleza como segunda casa que brinda alimento, medicina y cobijo, ya que es, sobre todo en la etapa infantil, "cuando los mayores proveen de conocimientos a los más niños, para que estos respeten su cultura y la naturaleza que les da subsistencia yoreme".

El grupo indígena al que pertenece Emilia Buitimea está dentro de las ocho etnias que viven en el territorio de Sonora, entre las que están, además del mayo, la yaqui, makorawe, comcáac, tohono O´otham, kuapá, kikapoo, O´ob y migrantes. Todas ellas cuentan con riquezas milenarias de tradición y cultura.

Emilia es licenciada en Administración de Empresas Turísticas, egresada del Instituto Tecnológico Superior de Cajeme, y escritora bilingüe mayo-español. Actualmente labora en la Comisión Estatal para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas de Sonora, como promotora cultural y tallerista de literatura indígena.