Exigen milicianos que gadafistas queden fuera de cargos públicos

Cientos de hombres armados cercaron hoy la sede del Ministerio de Relaciones Exteriores de Libia para exigir que se prohiba a quienes trabajaron para el régimen del depuesto Muamar Gadafi desempeñar altos cargos en la nueva administración del país.

Al menos 20 vehículos, cargados de cañones antiaéreos, bloquearon las carreteras, mientras que un grupo de milicianos no identificados, armados con fusiles AK-47 y rifles de francotirador, desvió el tráfico que llega al edificio de la cancillería libia.

El comandante de la milicia explicó que escogieron el Ministerio de Exteriores porque en él trabajan individuos que en su momento laboraron para el régimen de Gadafi, informó el diario Libya Herald.

Un oficial militar de Libia precisó que por lo menos 200 manifestantes protestan porque son marginados y no les dieron los puestos de trabajo como les prometieron, además porque muchos partidarios de Gadafi siguen en sus cargos en varias embajadas en el extranjero.

Indicó que las negociaciones con los inconformes están en curso con el fin de convencerlos de que levanten el cerco y que hasta ahora nadie ha ingresado al edificio que alberga la cancillería.

La tensión entre el nuevo gobierno y las milicias creadas durante la sublevación que culminó con el derrocamiento y muerte de Gadafi ha aumentado en las últimas semanas, sobre todo desde que se lanzó una campaña para desalojar a los grupos de sus bastiones en Trípoli.

El gobierno interino que asumió el poder tras la caída del régimen de Gadafi a fines de 2011 aún no logra controlar a las milicias armadas que participaron en la rebelión y que han recurrido a una demostración de la fuerza para expresar reivindicaciones, en especial económicas.