Un amparo indirecto puede evitar el apercibimiento de arresto: SCJN

Mediante un amparo indirecto, cualquier inculpado está en posición de combatir el apercibimiento de que puede ser arrestado si no comparece a la audiencia de formulación de cargos en proceso penal oral, ya que dicha medida transgrede el derecho a la libertad ambulatoria.

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) lo determinó de esa manera, al resolver una contradicción de tesis en la que se decidió que tal apercibimiento es un acto de difícil reparación, razón por la cual es procedente el amparo indirecto como medio de defensa.

Los cinco ministros que integran la Primera Sala de la SCJN, resolvieron por unanimidad 51 asuntos, entre los cuales estuvo el relacionado con la legislación vigente en los estados en los que se aplica el sistema de justicia penal acusatorio oral, como Durango y Chihuahua.

En este nuevo sistema de justicia penal se prevé que la citación del investigado para que asista a la audiencia de formulación de la imputación, para conocer los cargos en su contra, vaya acompañada de un apercibimiento en el que se le advierte que en caso de no comparecer se ordenará su aprehensión.

En este procedimiento, cuando el ministerio público considera oportuno formalizar el procedimiento por medio de la investigación judicial, solicita al juzgador la celebración de una audiencia en la que se le comunica al investigado la imputación en su contra.

Para tal efecto, la autoridad jurisdiccional cita al investigado, indicándole que debe acudir a la audiencia acompañado de su defensor, y si no comparece se ordenará su detención.

Al abordar el caso, para resolver la diferencia de criterios entre dos tribunales colegiados sobre la trascendencia de este apercibimiento, los ministros consideraron que el auto de apercibimiento de aprehensión que emite la autoridad judicial constituye un acto susceptible de transgredir el derecho de libertad ambulatoria de la persona apercibida.

Y es que esta advertencia, destacaron los ministros, coloca al individuo en una situación ineludible de obediencia ante el mandato judicial, perturbándolo en su esfera jurídica de manera inminente por el sólo hecho de no acudir a la audiencia.

En ese contexto, agregaron, el derecho a la libertad del imputado se ve restringido, al menos parcialmente, en la medida en que aparte de que obligatoriamente debe acudir a la audiencia sufre una perturbación indirecta a su libertad con motivo de las consecuencias que se concretarán si no se presenta.

En consecuencia, los ministros estimaron que tal apercibimiento es un acto que afecta la libertad en atención a los efectos que produce, y se traduce en un acto de imposible reparación, susceptible de ser combatido a través de un juicio de amparo.

En otro asunto relevante de los desahogados este día, los ministros reiteraron, por unanimidad, que tratándose de conflictos civiles donde estén de por medio menores de edad, los juzgadores deben interpretar la ley, protegiendo el principio constitucional del interés superior de la infancia.

Por ello, al resolver un amparo directo en revisión, los ministros revocaron la resolución de un tribunal colegiado que había quitado la patria potestad de sus hijos a una madre por el "delito doloso de sustracción de menores".

La Primera Sala estableció que si bien cada situación se debe ponderar de acuerdo a sus méritos particulares.

El delito doloso que se atribuye a un progenitor por sustracción de menores debe analizarse a la luz de las obligaciones impuestas por la propia institución sobre la patria potestad.

Habrá casos, subrayaron, en los que al ponderar los elementos relativos al delito de sustracción de menores, exista una duda razonable respecto a si el progenitor incumplió sus obligaciones de cuidado y búsqueda de bienestar del menor, pues en caso de duda, la sanción de la pérdida de la patria potestad no se debe aplicar.