Condena comunidad internacional violencia en Egipto

La comunidad internacional condenó hoy el uso de la violencia de las fuerzas de seguridad egipcias contra los seguidores del depuesto presidente Mohammed Morsi y exhortó a las autoridades egipcias a proceder con la máxima moderación.

El ministro británico de Relaciones Exteriores, William Hague, expresó su profunda preocupación por la escalada de violencia en Egipto, donde la represión de la policía contra los seguidores de Morsi ha dejado casi 150 muertos y más de mil 400 heridos, según fuentes oficiales.

"Condeno el uso de la fuerza en las protestas y llamó a las fuerzas de seguridad egipcias a actuar con moderación", dijo Hague en un comunicado difundido por medios británicos.

Francia también condenó la violencia en Egipto y advirtió del peligro de un "uso desproporcionado de la fuerza", mientras Alemania abogó por "reanudar inmediatamente las negociaciones" para evitar "un nuevo baño de sangre".

La jefa de la diplomacia de la Unión Europea (UE), Catherine Ashton, pidió "la máxima moderación posible" y que los egipcios "eviten nuevas provocaciones", mientras el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, consideró que las muertes en El Cairo "no son aceptables".

El gobierno español también manifestó su preocupación ante el violento desalojo de los seguidores de Morsi, en tanto Bélgica decidió cerrar temporalmente su embajada en El Cairo por motivos de seguridad

Por su parte, Turquía exhortó a la comunidad internacional a actuar de inmediato para detener lo que llamó una "masacre" en Egipto y advirtió que el país podría encaminarse a una situación similar a la del conflicto en Siria.

El primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, recordó que el silencio de la comunidad internacional tras el golpe militar que derrocó a Morsi el pasado 3 de julio sólo ha servido para "alentar al actual gobierno a intervenir", como lo hizo este miércoles.

El gobierno de Turquía calificó desde el principio de "golpe de Estado" la destitución de Morsi, el primer presidente elegido democráticamente en la historia de Egipto.

Irán también se sumó a la condena de la comunidad internacional, llamó a la calma y advirtió que la prolongación de los enfrentamientos ha incrementado la posibilidad de una guerra civil.

Por su parte, Qatar denunció de manera enérgica el uso de la violencia contra los manifestantes egipcios y exhortó a las fuerzas de seguridad a "preservar la vida de los egipcios en los lugares de protesta".

La cancillería qatarí condenó la represión ejercida por las fuerzas de seguridad egipcias durante el desalojo de los campamento de protesta de El Cairo, donde miles de personas manifestaban su apoyo al ex presidente Morsi.

El gobierno interino de Egipto declaró este miércoles estado de emergencia en todo el país ante los disturbios desatados en El Cairo, tras la represión de la policía contra los seguidores de Morsi, que ha dejado al menos 149 muertos y mil 403 heridos, según fuentes oficiales.

Sin embargo, la Hermandad Musulmana da cuenta de al menos 600 muertos y unos dos mil heridos durante la operación de las fuerzas contra los manifestantes concentrados desde hace más de un mes en las plazas Al Adauiya y Al Nahda de El Cairo.