Reúne Casa Galería obra de Javier del Cueto y Luis Verdejo

A partir de técnicas diferentes, aunque con algunas características semejantes, los artistas plásticos Javier del Cueto y Luis Verdejo exhiben de manera conjunta sus obras en cerámica y pintura, en la exposición "El barro, el color, el fermento", que se inauguró en Casa Galería.

En entrevista realizada momentos antes de la inauguración, Gorka Larrañaga, director de la citada galería, recordó que el escultor Javier del Cueto y el artista Luis Verdejo tienen un estudio en común, aunque los medios sean diferentes.

La pintura de Verdejo contiene colores muy vivos, abstractos y nunca ha trabajado el estilo figurativo, sin embargo utiliza mucho el trazo muy suelto, vivo, muy confrontado con composiciones dinámicas y de alto ritmo.

En sus obras, añadió, hay círculos que tienen un ritmo que recorre la composición pictórica, que juega con la superposición, esa superposición está basada en los colores como fondos de colores fríos y otros colores cálidos, y sobre eso va superponiendo formas, y va sumando para siempre generar esos ritmos.

Y es allí donde se une con la obra de Javier del Cueto que también tiene obras que se repiten como una en la que a partir del módulo de un ombligo, lo repite 88 veces y juega a generar un ritmo, no es regular la disposición es más la idea de generar un ritmo visual.

Entonces se nota el trabajo en común del taller de ambos artista en esas coincidencias plásticas, abundó Larrañaga, pero el material define a cada uno, en el caso de la cerámica uno tiene que conocer el tipo de barro, los grados, el tipo de cohesión y el esmalte, y en el caso de Verdejo es acrílico sobre tela y su obra es abstracta.

Del Cueto trabaja con la cerámica a veces a partir de módulos que genera y dispone en una instalación escultórica que repite generando cuestiones en torno a la estructura o a la repetición.

Larrañaga abundó que en otras ocasiones Del Cueto lo que hace es cubrir objetos cotidianos, como en la exposición que presentó en el Museo Diego Rivera Anahuacalli, en la que cubrió objetos arquitectónicos; o en el caso de las que se exhiben en Casa Galería, donde a partir de un automóvil, con vendas de yeso, adquirió ese carácter escultórico, colocándolas en la pared o en espacios abiertos.

"Entonces lo que está haciendo es como eliminar la significación que tiene el objeto y descontextualizarlo en un espacio artístico, por ejemplo, otra pieza que transformó como en unas alas de ángel o algo que está flotando, entonces en él podemos ver esas dos vertientes, los objetos que roba del contexto urbano y los interviene, y por otro lado las formas que le genera.

La exposición "El barro, el color, el fermento", está conformada por cinco piezas del escultor Del Cueto y ocho obras de Verdejo, entre las que destacan: "El principio de la noche", "Viejos mitos" y "Nuevos embalsamientos", así como "Formas fluidas orgánicas", "Pintar es pintar", "Esto no es un árbol", "La alegría" y "Recuerdo de los gobernadores", que permanecerá hasta el próximo 11 de mayo.

El también artista plástico Larrañaga, del País Vasco, destacó que desde hace unos cinco años inició el proyecto de la galería, pero empezó de una manera esporádica y libre, que al paso del tiempo se ha ido constituyendo como un espacio de creación artística contemporánea.

"Nosotros buscamos principalmente aprovechar el espacio como centro de expresión artística pero de una forma muy propositiva, a través de puestas que estén fuera del sistema de arte, es decir que sean más experimentales, por lo cual se invita a jóvenes artistas y otros más experimentados", aseguró.

Apuntó que el propósito es que los artistas invitados o seleccionados plasmen aquí sus propuestas, pero que de alguna manera dialoguen con el entorno de la casa, sea en pintura, escultura, instalación, performance, teatro y música.