Se suma Berlín a ciudades europeas que cobran impuesto turístico

Los turistas que visiten Berlín tendrán que pagar a partir de julio próximo un impuesto turístico por pernoctar, con lo que la capital alemana se suma al "City Tax", que ya cobran otras metrópolis de Alemania y de Europa.

La tasa será del 5.0 por ciento de la cuenta neta del hotel, según aprobó el Senado de la ciudad-estado berlinesa, aunque está pendiente aún la luz verde del Parlamento regional para su entrada en vigor.

También tendrán que pagar quienes duerman en pensiones, albergues juveniles e incluso quienes opten por el camping. El impuesto está pensado para los turistas y quedarán excluidos quienes vengan a esta capital en viaje de negocios.

"Queremos que los turistas contribuyan a que Berlín siga siendo una ciudad atractiva", justificó el senador de Finanzas, Ulrich Nussbaum, no adscrito a ningún partido.

En Alemania ya existe este impuesto en otra ciudades como Hamburgo o Colonia y en Europa los turistas deben abonar el impuesto turístico en urbes como París, Roma o Barcelona.

La cifra de turistas que pernoctaron en Berlín se multiplicó en más del doble en los últimos diez años y alcanzó casi los 25 millones en 2012.

Con esta medida, el Senado berlinés espera recaudar 25 millones de euros al año.

El plan es invertir la mitad de esa cantidad en instituciones culturales para su conservación, así como en infraestructuras turísticas "en un sentido amplio", dijo Nussbaum. Por ejemplo, con más paradas de autobús.

El impuesto fue rechazado por la asociación de hoteleros de la capital alemana, que ya han impugnado el "City Tax" en varias ciudades del país y que ahora amenazan con unirse a los hoteles berlineses para interponer un recurso contra el impuesto a los turistas.

El responsable de la protección de datos en Alemania, Alexander Dix, mostró también sus reticencias sobre la tasa tal como está concebida, porque puede violar el derecho a la intimidad y la protección de datos.

Ello se debe a que quien se niegue a pagar impuestos tiene que justificar después en el propio hotel o en la declaración fiscal o de la renta que estaba de viaje de negocios en Berlín.

"A nadie se le puede obligar en un hotel a decir por qué está allí", señaló Dix a la prensa alemana. "El City Tax tal como está concebido no es viable", afirmó.