Presentarán diputados a Peña Nieto un programa de desarrollo agrario

La presidenta de la Comisión de la Reforma Agraria de la Cámara de Diputados, Gisela Mota Ocampo, señaló que la Comisión de Reforma Agraria acordó, por unanimidad, presentar al Ejecutivo federal un programa de desarrollo agrario.

En un comunicado, la diputada federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) resaltó que es de suma importancia plantear la manera de volver a alcanzar la suficiencia alimentaria que se perdió tras las reformas al Artículo 27 constitucional en 1992.

Señaló que estos años son cruciales para recuperar la producción agropecuaria del país, con modernización y transferencia de tecnología a través del extensionismo rural, apoyos a los pequeños y medianos productores y la implementación de una verdadera banca de desarrollo rural.

Afirmó que para 2030 la producción de alimentos, el uso adecuado y responsable del agua y la producción de biomasa (plantas y granos destinados a la producción de biocombustibles) serán más importantes incluso que el petróleo, por lo mismo, México no puede estar perdiendo el tiempo.

Mota Ocampo puntualizó que la Comisión de Reforma Agraria acordó por unanimidad presentar un Programa de Desarrollo Agrario al Ejecutivo Federal.

Añadió que se hará específicamente en el Programa Especial Concurrente, que es parte del presupuesto que se destina para que el campo tenga una reestructuración orientada a recuperar la producción agroalimentaria del país.

En la actualidad, más de 70 por ciento de los recursos federales destinados al campo se entregan a grandes empresas agroindustriales nacionales y transnacionales que no requieren de apoyo o subsidios, detalló.

Añadió que faltan estímulos y subsidios a los pequeños productores y a los ejidatarios y comuneros, razón por la que han abandonado la tierra.

La legisladora perredista aseveró que "eso ha provocado que en sólo 25 años hayamos pasado de producir casi 80 por ciento de los alimentos que nos comemos a una verdadera dependencia del exterior, al producir apenas la mitad de lo que requerimos".

Dijo que la Comisión de la Reforma Agraria propone modificar las reglas de operación de los programa de gobierno, como el Fondo para el Apoyo a Proyectos Productivos en Núcleos Agrarios (Fappa) y el Programa de la Mujer en el Sector Agrario (Promusag), de la Secretaria de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

Así como la creación de un programa especial mixto (de composición de género indistinta) denominado "cinco mil proyectos de a millón", para hasta ocho integrantes, todos sujetos agrarios, como una condicionante, y con monto de hasta un millón de pesos, con una bolsa de cinco mil millones de pesos (cinco mil proyectos de a millón).

También se prevé implementar un programa de Desarrollo de Capacidades a través del trabajo de tres mil extensionistas rurales, dedicado al sector agrario con un costo de mil millones anuales.

La meta es alcanzar en 2016 un número de nueve mil o 10 mil extensionistas trabajando para el sector agrario (un extensionista por cada 3.4 ejidos).

También se considera un programa de crédito orientado a los ejidatarios, comuneros y pequeños productores, que les permita recuperar los intereses si cumplen puntualmente con sus pagos.

Así como un establecimiento de fondos de garantías líquidas para financiar a ejidatarios, comuneros y pequeños productores.

Se contempla asimismo aumentar sustancialmente el presupuesto a las instituciones académicas y de investigación del sector, la restitución del instituto encargado de la selección, diseño y distribución de semilla mejorada, que permita incrementar la productividad sin depender de las cadenas de dominio que establecen las trasnacionales.

Además de la reestructuración financiera del Programa Especial Concurrente (PEC), que considere que debe invertirse la relación del destino del financiamiento en proyectos al sector, es decir, que destine 30 por ciento de los apoyos a los agroindustriales y 70 por ciento a ejidatarios, comuneros y pequeños productores.

Todo ello implica transformar profundamente al PEC, para que en lugar de establecer políticas de contención de la pobreza, se transforme en presupuesto para el desarrollo económico y productivo de los sectores pobres.

Finalmente, la alineación de las instituciones financieras estatales y de la Banca de Desarrollo del Estado mexicano para que tengan tasas preferenciales entre sí, como parte de la reforma financiera del país.

Informó que en los próximos días se promoverán las reuniones con diputados presidentes de las comisiones que tienen relación directa con el sector agroalimentario y con las instituciones académicas.

También con dirigentes de las organizaciones del sector, a fin de encontrar una plataforma común, para que se le presente al Ejecutivo federal y la tome en cuenta en su propuesta del Presupuesto de Egresos de la Federación 2014.