Esperan grandes cambios por reforma energética en estados

Sectores productivos y políticos de Chihuahua, Nuevo León, Quintana Roo, Sonora y Tlaxcala opinaron sobre la reforma energética presentada por el presidente Enrique Peña Nieto ayer lunes.

En Chihuahua, el director de Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en la entidad, Alejandro de la Rocha, señaló que esto anuncia grandes cambios para el futuro del país.

Consideró como positivo se abra un canal conciliador que tome en cuenta las opiniones a partir del debate público, "más allá de presentar acciones de manera positiva y reconocemos las metas propuestas en la iniciativa, ya que en éstas se define un esquema de evaluación para ofrecer resultados".

El director de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) en Chihuahua, Luis Garzón, expresó que esperan que la reforma fortalezca de inmediato la economía del país.

Confió en los beneficios que esta reforma promete, entre los cuales está la baja en precio de la gasolina, gas natural, así como de algunos productos alimenticios.

Asimismo, el presidente del Congreso de Chihuahua, Gerardo Hernández, expuso que "la reforma energética debe servir para generar empleos, oportunidades de progreso para las personas, mejores comunicaciones, servicios de salud y mejor calidad de vida".

Enfatizó que un requisito para que la reforma sea plenamente exitosa es que se mantenga el principio de no privatización, el cual no está sujeto a negociación.

A su vez, el dirigente del Comité Directivo Estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Mario Vázquez Robles, dijo que "el tema del petróleo siempre ha sido un mito, ya que los mexicanos no hemos tenido ningún beneficio de este recurso natural".

El líder del Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Jesús Manuel Márquez Sotelo, aseveró que dicha iniciativa va dirigida a la privatización de Petróleos Mexicanos (Pemex).

Aclaró que su partido está en desacuerdo, que se privatice Pemex, más no que se busque la modernización, a fin de que sea aquí en México, donde se refine el petróleo y no se tenga que hacer desde el extranjero.

Y en Nuevo León, la secretaria general de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP), Cristina Díaz Salazar, dijo que la reforma energética impulsada por el Ejecutivo federal, además de mantener la rectoría de los hidrocarburos, beneficiará la economía de las familias mexicanas.

En entrevista a Notimex, la también senadora de la República señaló que al consolidarse la reforma energética "vamos a poder lograr reducir de forma importante las tarifas de luz y gas".

En Quintana Roo, el titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, destacó los beneficios que la reforma energética tendrá para el país al contribuir al desarrollo y a la certeza del rubro territorial.

Durante la apertura del Foro Estatal de Consulta Ciudadana de los Programas Nacionales de Desarrollo Urbano y de Vivienda en Quintana Roo, afirmó que esa propuesta prefigura un escenario para un futuro muy importante.

Sostuvo que en este momento se vive la definición de un país en donde, "como si fuera el Viejo Oeste, la gente se puede lanzar a conquistar un territorio y exigir al gobierno federal su regularización o bien contar con los mecanismos legales para establecer reservas estratégicas municipales, estatales, industriales, turísticas y educativas".

En Sonora, el senador Francisco Búrquez Valenzuela declaró que la propuesta de reforma energética tiene similitudes con la presentada por el Partido Acción Nacional (PAN), la cual calificó de histórica.

El legislador del Partido Acción Nacional (PAN) estimó que es histórica "porque desde siempre nuestro partido ha querido competencia para que el ciudadano pueda elegir libremente entre varios proveedores la gasolina y la electricidad que adquiere".

Mencionó que algunas similitudes son en que también la propuesta del Ejecutivo federal busca generar competencia, a la vez que ambas buscan conservar el petróleo como propiedad de la nación.

Agregó que una tercera característica en la que coinciden ambas propuestas es que no se trata de privatizar a Pemex o a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), sino que se fortalecen para que compitan en igualdad de circunstancias.

Y en Tlaxcala, la diócesis de esa entidad señaló que la propuesta de reforma energética daría un impulso a la modernización de la industria petrolera y del país en su conjunto.

Ranulfo Rojas Bretón, enlace interinstitucional del obispado, señaló en entrevista con Notimex que la adecuaciones constitucionales en materia de hidrocarburos pueden generar una industria petrolera de primer mundo.

"Esperamos que, una vez discutida y aprobada, sea el puntal del desarrollo del país, si esta reforma incluye la participación de la iniciativa privada en aspectos como exploración, refinamiento, y en todo lo que se requiera, siempre será bienvenida", acotó.

Expuso que, desde la perspectiva de la Iglesia católica, es el momento de llevar acabo esta discusión.

Dijo asimismo que aún son necesarias adecuaciones en otros temas, "falta la reforma del Estado y la electoral, pero este es un avance importante, como siempre no todas las propuestas son al gusto de todos, pero en lo que si se ha ido coincidiendo es en la necesidad de modernizar la industria petrolera".

Agregó que aún falta por conocer algunos detalles, "esos de letras chiquitas, por ejemplo los técnicos, pero se habla ya que la renta -que se logre del petróleo- seguirá siendo para el beneficio del país, y eso sin duda que es muy bueno".