Advierten deterioro en carteras vencidas de bancos en México

Aunque los bancos en México mantienen una rentabilidad adecuada y un nivel de mora manejable en el primer semestre de 2013, un incremento en las provisiones para pérdidas crediticias revela que se podría esperar cierto deterioro en las carteras vencidas, consideró Standard & Poor's (S&P).

Expone que a medida que el otorgamiento de financiamiento a través de tarjetas de crédito y de nómina impulsa el reciente incremento en el segmento de consumo, el significativo crecimiento de este tipo de créditos podría generar un incremento en la morosidad si las condiciones de la economía o del mercado se debilitan.

Mientras que algunos participantes del mercado podrían señalar a los recientes incumplimientos de las tres principales desarrolladoras de vivienda en México como los responsables del incremento en las provisiones, considera que el aumento de los préstamos al consumo está detrás de esta tendencia.

"Sin embargo, a pesar del incremento de las provisiones en los últimos 18 meses, el sistema bancario en México sigue mostrando utilidades adecuadas en comparación con otros sistemas en América Latina", dijo el analista crediticio de S&P, Arturo Sánchez.

La calificadora internacional expuso que el crédito al consumo experimentó un crecimiento sustancial en México antes de la crisis del periodo 2008-2009.

De 2004 a 2008, un incremento significativo en el otorgamiento de crédito a través de tarjetas impulsó una tasa de crecimiento anual compuesto (TCAC) de los créditos al consumo de 28.8 por ciento.

La TCAC del crédito otorgado únicamente a través de las tarjetas de crédito fue de 32.7 por ciento en el mismo periodo.

Durante la crisis y hasta alcanzar su nivel más alto entre 2009 y 2010, el crédito al consumo disminuyó a medida que los bancos comenzaron a recuperarse, al hacer más estrictos sus estándares de originación, reducir los límites de crédito de las tarjetas y reforzar sus procesos de cobranza.

Sin embargo, precisa S&P, en 2011 un alza en el otorgamiento de créditos a través de tarjetas de crédito y de nómina comenzó a impulsar un crecimiento renovado en el segmento al consumo.

Así, expuso, durante 2011 los créditos al sector de consumo crecieron 24.2 por ciento, y en 2012, otro 22.3 por ciento.

"Aunque el crecimiento se debilitó en cierta medida en el cuarto trimestre de 2012, repuntó nuevamente en los primeros seis meses de 2013 y esperamos un crecimiento constante en torno a 20 por ciento para todo el año".

Así, precisa, es necesario que los bancos en México sean cautelosos al establecer altos objetivos de crecimiento en el otorgamiento de crédito al consumo, con el fin de conservar su calidad crediticia.

Aclara que aunque los activos improductivos y las pérdidas crediticias en el sector se mantienen en niveles manejables, la experiencia ha mostrado que altas tasas de crecimiento pueden llevar a moras y pérdidas crediticias más altas si los fundamentales económicos se debilitan o hay incertidumbre en el mercado.

"Es probable que la cartera vencida crezca a medida que se otorgue más crédito a través de tarjetas de crédito o de préstamos por nómina, en particular si se considera el ritmo de crecimiento que esperamos", advierte.

S&P estima que el crecimiento de dos dígitos persistirá a pesar de cierto debilitamiento en los trimestres pasados.

De esta manera, los bancos en México tienen el desafío de equilibrar adecuadamente el riesgo y el retorno mientras estabilizan las provisiones derivadas del crédito al consumo. "De no ser así, las posiciones de riesgo pueden deteriorarse y con ellas su calidad crediticia y solvencia", alerta la evaluadora.