Ve académico de UIA oportunidad en reforma energética de Peña Nieto

Jesús Valdés Díaz de Villegas, académico del Departamento de Estudios Empresariales de la Universidad Iberoamericana (UIA), señaló que la propuesta de reforma energética del presidente Enrique Peña Nieto "no es privatizadora", por lo que la avaló al considerar que es positiva y permitirá lograr el crecimiento nacional.

No obstante, consideró que es necesario hacer una discusión detallada, incluso de leyes secundarias, además de prestar mucha atención a las propuestas que haga el capital privado para entrar en esta serie de concesiones que se puedan hacer en la materia.

En entrevista planteó que las reformas en el sector energético son necesarias, "sin ellas no podemos ser más eficientes, que es una de las cosas que necesitamos para lograr el crecimiento del país".

Opinó que el proyecto presentado ayer por el Ejecutivo federal y que ya está en manos del Congreso de la Unión, "es una reforma muy interesante, que trata de asimilar los procesos de reformas que se han hecho en muchas economías, tanto en economías de países desarrollados como emergentes".

De las posturas de los partidos de izquierda y derecha, comentó, "hay un problema importante, por una parte la izquierda está manteniendo un concepto de propiedad privada y de propiedad estatal, muy tipo a la década de los años 80, poco modernizador".

En tanto que la derecha se está yendo a un concepto de privatización como la única forma de lograr eficiencia, cuando se ha demostrado en la práctica que esto no es así.

"Pemex hoy en día necesita de la rectoría del Estado, pero utilizando capital privado para poder asimilar los grandes avances tecnológicos y tener más recursos para que México siga impulsando la investigación en el área energética", aseveró el catedrático de la UIA.

Asimismo, aclaró que la reforma energética no sólo es Pemex sino también es electricidad y fuentes alternativas de energía.

En ese sentido, dijo que la reforma energética es necesaria por varios factores, porque bajo el régimen actual fiscal, Pemex aporta entre 35 y 40 por ciento de los ingresos del gobierno, cuestión que no le permite tener capacidad para su renovación tecnológica, "porque se usa mucho con fines políticos".

El otro aspecto importante que hay que tener en cuenta es que la paraestatal se ha quedado atrás tecnológicamente y se necesita mucha tecnología para poder explotar las aguas profundas.

Valdés Díaz de Villegas insistió en que la propuesta no es privatizadora, y recordó que países que tienen regímenes autoritarios, que son de izquierda, como es el caso de Cuba, hoy permiten la participación de capital privado en la búsqueda de yacimientos petroleros.

Además de la participación en la perforación y explotación de los yacimientos petroleros con utilidades compartidas, donde los riesgos de búsqueda corren de estas empresas privadas que han logrado, por ejemplo, buscar la satisfacción de 50 por ciento a partir de estas explotaciones nacionales.

Señaló que en ningún momento se pierde la rectoría del Estado, y remarcó que la modificación al Artículo 27 tiene el objetivo de permitir utilidades compartidas.

El Artículo 28 es para tratar de excluir lo que son los monopolios tanto de la actividad petrolera como eléctrica, puntualizó.