Habría perdido el trabajo hombre que disparó contra agentes en Roma

El autor del tiroteo que hoy dejó tres heridos a las afueras de la sede de la jefatura de gobierno italiano, mientras en otro palacio prestaba juramento el nuevo Ejecutivo de Enrico Letta, fue identificado como un desempleado de 49 años de edad.

Identificado como Luigi Preiti, el autor del atentado fue transferido a un hospital por haber recibido un golpe en la cabeza durante el forcejeo con los agentes que lo desarmaron.

El hombre, originario de la meridional región de Calabria y residente en la septentrional de Piemonte, quedó bajo arresto.

"Ha sido el gesto de un loco, de un desequilibrado", se apresuró a declarar el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, mientras el nuevo ministro del Interior, Angelino Alfano, aseguró que el tiroteo fue un hecho aislado que no ponía en riesgo a las instituciones.

Alfano también confirmó que Preiti intentó suicidarse, pero que el cargador de su pistola ya estaba vacío.

El hombre hirió a los carabineros Giuseppe Giangrande, de 50 años de edad, y Francesco Negri, de 30, además de una mujer embarazada que pasaba por el lugar de los hechos, en pleno centro de Roma.

Los tres fueron hospitalizados, aunque según fuentes médicas, sus vidas no corren peligro.

Dijeron que Giangrande recibió dos disparos en el cuello y Negri en las piernas, mientras la mujer fue alcanzada por una bala perdida.

Angelo Preiti, hermano del autor del tiroteo, declaró a los medios que su familiar estaba desesperado tras perder el empleo y separarse de su esposa.

"Estaba en crisis económica y personal", declaró tras desmentir que padeciera de sus facultades mentales, como fue informado al inicio.

Según la reconstrucción de los hechos, el hombre, vestido con saco y corbata, arribó a la plaza adyacente al Palacio Chigi, la sede del gobierno, pidiendo que le dispararan y abrió fuego contra los agentes apostados a la entrada.

Los hechos ocurrieron mientras en el Palacio del Quirinale, la sede de la jefatura de Estado también ubicada en el centro de Roma, prestaba juramento el nuevo gobierno encabezado por Letta ante el presidente de la República, Giorgio Napolitano.

Las medidas de seguridad fueron reforzadas en toda la zona y más tarde Letta se trasladó al Palacio Chigi para la ceremonia en la que asumió el cargo de las manos de su predecesor, Mario Monti.

Letta encabeza un Ejecutivo de coalición que reúne a integrantes de su Partido Democrático (centroizquierda), del derechista Partido del Pueblo de la Libertad (de Silvio de Berlusconi) y de otras formaciones menores.