Peña Nieto anuncia acciones para incrementar producción de gas natural

El presidente Enrique Peña Nieto consideró una ironía que siendo México un país tan rico en gas, hoy importe una tercera parte de su demanda, por lo cual anunció acciones de corto, mediano y largo plazos para incrementar su producción.

Durante la presentación de la Estrategia Integral de Suministro de Gas Natural informó que con el trabajo coordinado de los sectores público y privado, las alertas críticas en materia de distribución suscitadas a principios de año se han reducido hasta eliminarse en las últimas semanas.

Sin embargo subrayó que las acciones tomadas hasta ahora han sido temporales y que "la solución estructural al abasto de gas natural pasa necesariamente por la discusión y la aprobación de la reforma energética", cuya iniciativa dio a conocer ayer lunes.

"De aprobarse la reforma por el Constituyente Permanente, se fortalecerá la capacidad de exploración y extracción de gas natural", además de que México podrá pasar de ser un mero importador, a exportar el gas natural del que el país cuenta con abundancia.

Además hizo votos porque en el Congreso de la Unión haya una discusión constructiva y positiva en torno su propuesta, de la que reiteró no contraviene la rectoría del Estado sobre los hidrocarburos sino que prevé convertir el sector en un gran motor económico.

Aseguró que desde el inicio de su administración se han emprendido diversa acciones, que en su conjunto conforman la Estrategia Integral de Suministro de Gas Natural.

Detalló que entre las medidas de corto plazo se contempla importar más gas natural licuado e incrementar la producción de gas a partir de mayores inversiones en Pemex Exploración y Producción.

Asimismo se sustituirá temporalmente gas natural por combustóleo en los procesos de Pemex Refinación, con lo cual se liberarán volúmenes adicionales de ese energético que serán destinados a la industria nacional.

Peña Nieto también dio a conocer que a mediano plazo se han tomado medidas para incrementar la capacidad de importación y transporte de gas natural del Sistema Nacional de Gasoductos, a través de la construcción de tuberías y la ampliación de las ya existentes.

En la visión de largo plazo también se consideran trabajos de exploración para aprovechar el potencial del país en materia de gas y crudo, especialmente en Coahuila y Veracruz.

Durante el acto en la residencia oficial de Los Pinos consideró buena noticia que se eliminaran las alertas críticas sobre el suministro de gas, porque significa que la economía del país no se ha visto frenada por ese motivo.

De hecho la seguridad sobre el abasto ya se ve reflejada con inversiones compartidas con el sector privado por siete mil millones de dólares para los próximos tres años y se prevé generar un clima favorable de consensos para ampliar esa colaboración.

El presidente de la República también llamó a ser responsables, pues es sorprendente que hace menos de 20 años "éramos un país autosuficiente y hoy se importa un tercio de los requerimientos de gas".

"Para resolver la paradoja de tener abundancia de gas en el subsuelo y escasez en la superficie, se requiere una reforma energética de fondo", insistió.

En ese sentido indicó que de ser aprobada su propuesta en esa materia, será posible incrementar de cinco mil 700 millones de pies cúbicos de gas que se producen al día actualmente, a ocho mil millones de pies en 2018 y a más de diez mil 400 millones para 2025.

Reiteró los cinco elementos que integran su reforma, que retoma textualmente el Artículo 27 constitucional del general Lázaro Cárdenas, entre los cuales se plantea celebrar contratos de utilidad compartida con los particulares cuando convenga al interés nacional.

Refrendó que ésta es una oportunidad histórica para entender cambios de fondo que permitan incrementar la seguridad energética del país y asegurar el desarrollo económico.

Adelantó que adicionalmente se propondrá una serie de cambios en la legislación secundaria con el fin de reactivar la producción, el transporte, el almacenamiento y la distribución de gas natural en el país, que hoy "se han convertido en un cuello de botella" pero ahora se verá revitalizada con la participación del sector privado.

El mandatario detalló cinco rubros en los que se harán cambios necesarios; en primer lugar anunció que se robustecerán las facultades de planeación de la Secretaría de Energía (Sener), para que coordine los esfuerzos nacionales en la construcción de la infraestructura necesaria para el suministro de gas natural.

En segundo lugar anunció que se fortalecerá la Comisión Reguladora de Energía, a fin de garantizar la publicación de información relativa a la capacidad de utilización de los ductos.

Asimismo será posible la venta de gas por separado del servicio de transporte, con el objetivo de que los consumidores escojan la opción que prefieran para recibir ese combustible y fomentar competitividad.

Como último punto indicó que la Comisión Reguladora de Energía asegurará el uso eficiente del Sistema Nacional de Gasoductos, que garantice que los tiempos y costos de transporte sean los menos posibles.

Enrique Peña Nieto reiteró que su propuesta de reforma energética de ninguna manera contraviene la rectoría del Estado en el manejo de los hidrocarburos, sino que prevé potencializarlos con la participación del sector privado en esta actividad.

De esa forma se prevé convertir al sector en un gran motor de la economía nacional, una palanca de desarrollo a través de la cual se podrá atender varios de los desafíos que enfrenta la nación, como el combate a la pobreza y la inseguridad.