Crecen 1.9 por ciento precios en Alemania en julio

La Oficina Federal de Estadística informó hoy que los precios crecieron 1.9 por ciento en julio pasado en Alemania, el nivel más alto desde diciembre de 2012, debido al encarecimiento de los alimentos.

A pesar del alza, los precios se mantuvieron en los límites fijados por el Banco Central Europeo (BCE), mientras los expertos señalaron que la duración del pasado invierno, sumado al calor y la sequía, elevaron los alimentos.

El pronóstico de un sector de la opinión especializada es que con la normalización del clima reducirá el precio de los víveres.

El encarecimiento de los víveres de junio a julio fue de 5.7 por ciento, el más pronunciado desde hace más de cuatro años, con las grasas y los aceites de cocina con alzas de 15.4 por ciento.

Solo la mantequilla, un producto central en la cocina cotidiana alemana, se elevó 30.8 por ciento, luego de que había permanecido sin cambios varios años.

Las verduras se elevaron en 11.7 por ciento, las papas -otro alimento de consumo cotidiano en Alemania- se encarecieron 44.4 por ciento en comparación con julio del 2012, mientras que lácteos y huevos se elevaron 6.1 por ciento.

El precio de la electricidad avanzó 11.9 por ciento. Periódicos y revistas se encarecieron 4.1 por ciento mientras que el tabaco lo hizo en 3.6 por ciento

El nivel de la inflación en Alemania en julio siguió llenando los requisitos del BCE aunque llegó a su límite de poco menos de dos por ciento, pero en el marco de aumento del empleo, sueldos elevados y crecimiento económico relativamente bajo.