Distorsionan economía sumergida e inmigración desempleo español

La economía sumergida y el efecto inmigración distorsionan la gravedad real del desempleo en España, sin que ello reste un ápice de dramatismo a esta tragedia nacional, destacó hoy el diario español ABC.

Los números del desempleo esconden importantes matices a tener en cuenta para comprender tanto el origen como la realidad de este fenómeno, aseguró este domingo en su editorial el rotativo.

El Instituto Nacional de Estadística (INE) dio a conocer esta semana que España superó el umbral de los seis millones de desempleados, con una tasa del 27 por ciento, un nuevo récord histórico.

La economía española pasó de encabezar la creación de empleo en Europa a convertirse en una máquina de fabricar desempleados y la razón de ambos fenómenos es la burbuja inmobiliaria.

La construcción era el principal motor de crecimiento, pero el milagro español se derrumbó en 2008, de ahí que el 80 por ciento del empleo destruido hasta 2011 procediera de este rubro.

"El problema reside ahora en cómo recolocar ese ingente volumen de trabajadores, en general, poco cualificados, en un país en el que la industria, muy intensiva en mano de obra, tiene poco peso", añadió.

Aseguró que aún así y pese a que las cifras son trágicas, las estadísticas no reflejan con exactitud la dimensión del problema.

En este sentido, señaló que hasta dos millones de personas figuran como parados a pesar de realizar algún tipo de trabajo en la economía sumergida.

Afirmó que a ello se suma además el efecto de la inmigración y refirió que durante la década pasada, más de cuatro millones de extranjeros llegaron en busca de trabajo al calor de la burbuja y ahora están desempleados.

Su tasa de desempleo ronda el 40 por ciento (1.3 millones de personas) y, ante tal situación, cada día son más los que deciden regresar a sus países de origen, abundó.