Piden primacia a niños en conflicto armado en dialogo colombiano

Colombia celebró hoy el Día Internacional del Niño con un llamado a dar prioridad a la situación de los menores en el conflicto armado, en el diálogo de paz que sostiene el gobierno del presidente Juan Manuel Santos con la guerrilla de laS FARC.

La Asociación de Cabildos Indígenas denunció este sábado que se mantiene el reclutamiento de jóvenes y niños de sus comunidades por parte de los grupos armados, tema que debe ser abordado por las partes en los diálogos paz que se realizan en La Habana, Cuba.

La Defensoría del Pueblo alertó a su vez sobre el riesgo que afrontan los infantes en los resguardos nativos y zonas de conflicto, como el Guaviare, de ser obligados a engrosar las filas insurgentes.

El activista social Luis Eduardo Salcedo consideró necesario que las partes "avancen en un acuerdo humanitario mientras se dialoga", para proteger a la población civil, en particular los menores, de los embates de la guerra.

El gobierno de Santos y las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) negocian desde noviembre de 2012 una salida a medio siglo de conflicto militar interno, con Cuba y Noruega como garantes y Venezuela y Chile como acompañantes.

Las agenda de las conversaciones incluye como principales temas el acceso a la tierra, participación política de los irregulares desmovilizados, salidas al problema del narcotráfico, fin de la confrontación bélica y reparación a las víctimas.

La senadora del Partido Verde, Gilma Jiménez, señaló a su vez que los niños "siguen siendo obligados a participar en la guerra" interna colombiana en varias regiones y sin embargo su situación no se prioriza en los diálogos de La Habana.

Para Jiménez, en la mesa de negociaciones debe haber el compromiso de la insurgencia de cesar el secuestro y reclutamiento de los niños, así como de entregar a los menores que continúan en las FARC, la mayor y más antigua guerrilla del país.

Aunque no existe un registro claro sobre el número de adolescentes que pueden estar vinculados aún a la guerra en Colombia, organizaciones no gubernamentales locales calculan que podrían ser alrededor de 10 mil.

Analistas consideraron que la situación de pobreza y el mal trato intrafamiliar que existen en algunas regiones de Colombia, donde se siente más el conflicto, contribuyen a que los menores acepten engrosar las filas insurgentes.

Para mejorar las condiciones de vida de la población infantil, el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar anunció este sábado un plan para erradicar la desnutrición y problemas alimentarios en 44 municipios del país.