Exigen nicaragüenses un alto a violencia contra la mujer

Las nicaragüenses salieron hoy a las calles a exigir que se detenga la violencia contra las mujeres con la aprobación de una ley que protege sus derechos, detenida en la Corte Suprema de Justicia por recursos de inconstitucionalidad.

Las manifestantes exigieron a los magistrados de la Corte Suprema que declare sin lugar los tres recursos interpuestos en contra de la polémica Ley contra la Violencia hacia las Mujeres, Ley 779, porque están "basados en prejuicios y misoginia, no tienen asidero jurídico".

Con mantas exigiendo sanciones para los abusadores y fin de la violencia intrafamiliar, las organizaciones feministas emplazaron a las autoridades judiciales y al Estado a brindar las medidas de protección a las víctimas.

La líder del Movimiento de Trabajadoras "María Elena Cuadra", Sandra Ramos, dijo que los recursos "no tienen asidero jurídico" y deben ser rechazados.

Demandó al Estado brindar "los recursos necesarios" para la aplicación de la Ley 779 a fin de investigar las denuncias y enjuiciar y castigar a los agresores de la población femenina, independiente de quien sea.

Según las manifestantes, 21 mujeres han muerto este año a manos de sus compañeros, maridos o ex cónyuges.

Los asesinatos se ejecutan con mas saña y odio en contra de las mujeres y niñas, agregó el movimiento feminista apoyado por 148 organizaciones en el país.

En declaraciones al Canal 2 de la televisión local, el legislador del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), José Figueroa, negó un proyecto de enmiendas a la polémica legislación y aseguró que el debate, por el momento, está centrado en los medios de comunicación.

Las iglesias evangélicas han rechazado parcialmente la ley al argumentar que dejaría a los hombres en condiciones de "desigualdad" frente a la sociedad, según han afirmado los líderes de las denominaciones religiosas.

El año pasado, la violencia intrafamiliar cobró 61 víctimas mortales, según datos de la policía.