Diagnostican a Flores ruptura parcial de ligamento cruzado posterior

Una ruptura parcial del ligamento cruzado posterior, que no requerirá de cirugía pero que dejará fuera de las canchas al lateral derecho del Cruz Azul, Gerardo Flores, de tres a cuatro meses, es el diagnóstico que arrojó la prueba que se le realizó al jugador.

El especialista, doctor Rafael Ortega, sometió al también seleccionado nacional a pruebas médicas que arrojaron una lesión más grave que la diagnosticada en un principio, un esguince de rodilla, que en cierta forma era algo esperado porque el jugador se dolía mucho de la articulación y no podía apoyar bien el pie.

"Jerry (Gerardo Flores) tuvo una ruptura parcial del ligamento cruzado posterior, pero afortunadamente, ante las pruebas que le he realizado, hemos llegado a la conclusión de que él es candidato a una rehabilitación sin cirugía", explicó el médico cirujano.

Concluidas las pruebas a que fue sometido el nativo de Xochitepec, Morelos, en un clínica privada de esta capital, el galeno agregó "vamos a someterlo a un periodo de recuperación de entre tres y cuatro meses para que él ya esté jugando al mejor nivel".

La lesión de Flores se registró durante la reanudación del partido de la "Máquina" ante Jaguares de la fecha tres del Torneo Apertura 2013.

El duelo fue suspendido 12 minutos aproximadamente por el silbante Miguel Angel Ayala Flores y reiniciado por determinación del mismo, pese a que la cancha no estaba en condiciones adecuadas para continuar.

Flores tuvo un choque con Luis Robles en una acción en medio terreno, donde patinó por lo resbaloso del terreno e incluso el silbante mostró tarjeta preventiva al celeste, quien más tarde fue sustituido por el canterano Allam Bello.

Como sucedió en los casos anteriores de Jair Pereira, Manuel Alejandro Vela y Pablo Barrera, la rehabilitación de Flores estará cargo de Alfonso Jiménez, jefe de los servicios médicos de Cruz Azul, mientras Herrera revisará una ocasión por mes al jugador celeste para evaluar la mejoría del mismo.