Incursiona Panamá en vigilancia satelital de tortugas

Panamá incursionó en la vigilancia satelital de tortugas con la colocación de un dispositivo a un espécimen de carey, a punto de extinguirse en el Pacífico oriental si se mantiene la tendencia de reducción, informó hoy una fuente oficial.

El aparato fue colocado a una hembra llamada Esmeralda, en honor de la comunidad donde fue soltada en la Isla del Rey, en el archipiélago de Las Perlas, sobre el Océano Pacífico, dijo un funcionario de la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP), Marino Abrego.

El jefe del Departamento de Evaluación de los Recursos Acuáticos de la ARAP indicó que el monitoreo permitirá "determinar cuáles son las mejores decisiones que se deben tomar para proteger y conservar esta especie".

La tortuga carey (Eretmochelys imbricata) es una de las siete especies de tortugas marinas en el mundo, pero también es una de las más amenazadas, con una tendencia poblacional a la baja.

Abrego indicó que, según estudios, si la tendencia de reducción permanece este quelonio podría desaparecer del Pacífico Oriental en menos de una década.

De acuerdo con el especialista, playas panameñas son sitio de gran importancia para la reproducción, alimentación y la recuperación de la tortuga carey.

La principal amenaza de la especie es humana, debido a que de manera indiscriminada es capturada para obtener su caparazón, carne y huevos. Con el carey de la concha se elaboran pulseras, brazaletes, aretes y peinetas, que forma parte del traje típico nacional de Panamá.

El monitoreo de Esmeralda es apoyado por la ARAP, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) y la Iniciativa Carey del Pacífico Oriental (ICAPO).

"Es la primera tortuga carey del Pacífico panameño a la que se le coloca un transmisor satelital, con el fin de tener datos certeros y así emprender acciones para su conservación", indicó Alexander Tobón, de la WWF.