Atribuyen asesinato de ambientalista costarricense a delincuencia

El asesinato del ambientalista costarricense Jairo Mora, ocurrido hace dos meses, no fue planificado sino que derivó de un hecho de delincuencia común, aseguraron hoy autoridades en conferencia de prensa.

El fiscal general Jorge Chavarría y el director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), Francisco Segura, anunciaron la detención de ocho personas en cinco allanamientos en el noreste costarricense.

Entre los detenidos figuran dos mujeres, así como dos ciudadanos nicaragüenses indocumentados, quienes integraban un grupo delictivo que participó en dos hechos similares en mayo pasado, el segundo de los cuales condujo al asesinato del ecologista, precisaron.

En el primer caso, los delincuentes interceptaron en una playa cercana a la localidad caribeña de Moín, unos 120 kilómetros al este de aquí, un vehículo en el que se viajaban un matrimonio y dos sobrinos, a quienes asaltaron, secuestraron y violaron a la mujer.

En el segundo caso, el grupo interceptó la camioneta en la cual viajaba Mora con tres ecologistas estadunidenses y una española.

Los asaltantes, encapuchados, retuvieron a las mujeres en una casa cercana, que días después fue incendiada, mientras otros condujeron a Mora a una playa, donde lo asesinaron a golpes, narró.

Los agresores, que se dedicaban también a saquear nidos de tortuga en las playas de la zona, conocían a Mora, quien se oponía a esta actividad ilegal.

Los ocho detenidos pertenecían a dos grupos de recolectores de huevos.