"La consagración de la primavera", columna de la Marie Chouinard

Para la bailarina Carol Pricur, la coreografía "La consagración de la primavera", de Igor Stravinski, representa la columna vertebral de la compañía Marie Chouinard, porque es la primera pieza que su directora creó a partir de una partitura musical y no a la inversa.

En conferencia de prensa, a propósito de las funciones que la compañía canadiense ofrecerá los días 1, 2 y 3 de agosto en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, Pricur señaló que la obra de Stravinski, que cumple 100 años de haber sido compuesta, representa el despliegue del preciso momento después de que apareciera la vida por primera vez.

Agregó que se trata de una energía de vida que se desenvuelve desde la tierra y hasta el cielo, pasando por la columna, mostrando los ángulos, como un respiro de esa energía que pasa por el cuerpo y que es fundamental.

En esa parte lo más importante, dijo, es la integración de la música con los bailarines, porque estos se convierten en esa música a través de la expresión del cuerpo, que no solamente es escucharla, sino apreciarla de manera visual y energética.

Aseguró que Stravinski es extremadamente importante, ya que sin él este trabajo no se habría podido dar, pues es el punto de partida de la pieza.

"Considero que la música es una gran inspiración, sobre todo, para Marie. Muchas veces la hemos escuchado, pero cada vez que lo hacemos se aprecia de manera diferente, es como entrar en comunión con ella, como abrir las puertas de la música hacia algo nuevo; no es algo que este ya empaquetado, sino que cambia", expresó.

La música de Stravinski, subrayó, supera el tiempo, "es algo que cada vez que escuchas es muy distinto", y eso es lo que Marie Chouinard, nuestra directora, ha capturado en la propuesta coreográfica que presentaremos.

Respecto a la coreografía "Preludio a la siesta de un fauno", con música de Claude Debussy, la bailarina mencionó que no había sido creada con la música de Debussy, sin embargo, los organizadores del Festival Internacional de Taipei animaron a la coreógrafa a crear un solo con la partitura de ese compositor, a fin de que se presentará en un mismo programa con "La consagración de la primavera".

Esta nueva versión tiene los mismos gestos y secuencias de la obra inicial de Chouinard, quien descubrió que el fauno estaba lo suficientemente bien construido y la coreografía lo necesariamente bien definida para ajustarse a la música de Debussy, por lo que la experiencia fue concluyente.

Describió, además, algunas características de la compañía: El trabajo que realizamos es extremadamente físico, viene desde un lugar que es orgánico, con un impulso y una intuición orgánica que expresa la vida a través del cuerpo.

Pricur afirmó que cada bailarín trae una energía y personalidad enfocada al trabajo colectivo, que es una representación de los extremos que cada uno maneja; "es una individualidad que representa diferentes colores, imágenes y posibilidades dentro de la compañía", anotó.

Se trata de un vehículo que es el transporte de esta fuerza de vida, es un compromiso con el sistema, pues cada bailarín asume su responsabilidad sobre el escenario, detalló.

"Marie fue solista por mucho tiempo, entonces ella escoge a los bailarines que pueden tener cierta individualidad y, a la vez, el compromiso de trabajar en grupo", refirió.