Durante años se ha calculado mal tiempo de espera en frontera de EUA

Los agentes federales de inmigración y aduanas de Estados Unidos han calculado mal desde hace años el tiempo de espera en los puertos de entrada al país, a lo largo de la frontera con México, informaron hoy fuentes oficiales.

La Oficina de Responsabilidad Gubernamental (GAO) determinó en un reporte que no son consistentes los métodos usados por los agentes de la Oficina de Aduanas y de Protección Fronteriza (CBP) para medir los tiempos de espera en los cruces internacionales.

Los procesos de la CBP para recopilar datos sobre los tiempos de espera y las estimaciones no coincidieron en los cruces fronterizos, lo cual puede afectar las decisiones relacionadas con el comercio transfronterizo.

El estudio de GAO -organismo de investigación del Congreso- fue solicitado el año pasado por el senador John Cornyn y la entonces senadora Kay Bailey Hutchison.

La GAO analizó los tiempos de cruce en seis puertos de entrada entre Estados Unidos y México, escogidos sobre la base de alto volumen de tráfico.

Dos de los puertos de entrada analizados se ubican en El Paso, dos en Laredo, Texas; uno en San Diego, California; y uno más en Nogales, Arizona.

La GAO hizo recomendaciones a la CBP para que la recolección de datos sea más eficiente.

Para mejorar los tiempos de espera, recomendó aplicar métodos de recopilación de datos con el uso de circuitos cerrados de televisión y documentar las prácticas del personal.

Sugirió mejoras en la infraestructura, como la creación de carriles adicionales en algunos cruces.

Tras recibir los resultados del estudio, el senador Cornyn señaló que este documento "confirma lo que los líderes locales, las empresas y los residentes de la frontera ya saben: los puertos de entrada en la frontera suroeste se han descuidado durante demasiado tiempo".

"Como resultado, los tiempos de espera en la frontera han sido mal declarados. La infraestructura y el personal se ha estado sobrecargando y ha sido mal administrado, y es cada vez más difícil asegurar viajes y cruces de comercio en forma segura y eficiente", indicó Cornyn en un comunicado.

"Nuestra relación comercial exitosa con México tiene el potencial de crear más puestos de trabajo y oportunidades para los texanos, los puertos de entrada al país deben ser actualizados para aprovechar plenamente e inmediatamente ese potencial", agregó.