Pospone Corte Suprema nuevamente veredicto sobre Berlusconi

La Corte Suprema italiana aplazó para el jueves su fallo sobre el llamado caso Mediaset, en el que el ex primer ministro Silvio Berlusconi ya fue condenado en una primera y segunda instancia.

Berlusconi, acusado de fraude fiscal en la compra de derechos televisivos, se le dictó una pena en primera y segunda instancia de cuatro años de prisión y cinco de inhabilitación.

El presidente del colegio de magistrados encargados del caso, Antonio Esposito, anunció esta tarde que la reunión de la Cámara de Consejo que emitirá el veredicto comenzará el jueves a las 12:00 horas locales (10:00 GMT).

La posposición del fallo, inicialmente esperado para el martes, se debió aparentemente a las arengas de defensa de siete abogados del ex primer ministro y de otros tres imputados, que se prolongaron durante toda la jornada.

Los últimos en intervenir ante el aula fueron los principales abogados de Berlusconi, Niccoló Ghedini y Franco Coppi.

Durante su requisitoria, Ghedini aseguró que las dos sentencias condenatorias previas "carecen del elemento probatorio de que Berlusconi haya podido haber participado en el delito" que se le imputa.

Según Ghedini, en el caso de los derechos televisivos de Mediaset (la televisora de Il Cavaliere), "no nos ha sido dada la posibilidad de defendernos" . También dijo que la cuestión "se ha convertido en nuestra pesadilla nocturna".

Por su parte, Coppi aseguró que no existen pruebas sobre la injerencia de Berlusconi en la administración de Mediaset a partir de 1995, cuando ya participaba en política.

"Toda la sentencia de Apelación (que en mayo pasado condenó a Il Cavaliere) se basa en un prejuicio, el prejuicio de que existe un mecanismo fraudulento creado en los años 80 e ideado por Berlusconi", afirmó.

"Pido que la sentencia sea anulada porque tal como han sido presentados los hechos y a falta de la violación de una norma específica antievasión no hay un delito", argumentó Coppi.

La víspera el fiscal general, Antonio Mura, pidió confirmar la pena de cuatro años de prisión contra Berlusconi, aunque se pronunció a favor de reducir de cinco a tres los años de la inhabilitación para ocupar cargos públicos.

Mura afirmó que existen las pruebas incontrovertibles sobre la culpabilidad de Berlusconi, imputado de fraude fiscal en la compra venta de los derechos televisivos de Mediaset.

El Supremo deberá decidir sobre la sentencia confirmada el 8 de mayo pasado por el Tribunal de Apelaciones de Milán y emitida en primera instancia en octubre de 2012 por la corte de la misma ciudad.

En caso de que la pena sea mantenida, el ex jefe de gobierno deberá renunciar a su asiento en el Parlamento, lo que supondría el fin de su carrera política.

Sin embargo, no pisaría la cárcel, tanto porque ya tiene 76 años de edad, como porque debido a la ley del indulto la pena carcelaria se reduciría a 12 meses y podría beneficiarse del arresto domiciliario.

Para los analistas, sin embargo, una sentencia condenatoria causaría un terremoto político y la posible caída del gobierno de coalición de Enrico Letta, sostenido por el Partido del Pueblo de la Libertad (PDL, derecha) de Berlusconi, por el centroizquerdista Partido Democrático y por la centrista Lista Cívica.