Revoluciona Fundación Junior atención integral a niños con cáncer

La Fundación Junior, creada hace apenas cuatro años para atender a niños con cáncer, ha impactado y ha sido reconocida en California por su trato humanitario y personalizado a los pequeños pacientes y sus familias.

El desempeño de la fundación no lucrativa se ha convertido en un impactante ejemplo para organizaciones similares por el alivio y asistencia que presta de forma gratuita.

En Estados Unidos cada año unos nueve mil 500 niños son diagnosticados con cáncer y es la principal causa de muerte entre menores de uno a 15 años.

La fundación que lleva el nombre de Junior, un paciente de cáncer fallecido hace cuatro años, ha servido de inspiración a sus familiares.

Gloria Estela Bahamon, madre del fallecido Junior, dijo a Notimex que la fundación ha sido de gran trascendencia, tanto que cantantes como Lupillo Rivera y Gerardo Ortíz los han apoyado en sus eventos tras reconocer lo positivo de sus acciones.

Bahamon, parte del equipo de fundadores de la organización, es también madre de Jessica, una sobreviviente de cáncer que logró superar la enfermedad gracias a la fundación.

"Nuestra prioridad además de los niños con cáncer son sus familias que ante la noticia se ven afectados, caen en crisis y tienen las más diversas reacciones y en su mayoría no saben que hacer", señaló.

"Fue lo mismo que nos pasó cuando Junior fue diagnosticado con cáncer y también su hermana Jessica. Junior nos pidió que ayudáramos a niños y a sus familias porque nadie sabia como reaccionar", compartió.

"Antes de morir mi hijo escribió los objetivos de la fundación, como ayudar a familias y a los menores, y se lo estamos cumpliendo en un tributo a su fortaleza frente a la leucemia", resaltó.

A diferencia de otras fundaciones enfocadas en donativos económicos, la fundación Junior le da prioridad a la cercanía y convivencia con niños, con grupos de apoyo a sus familias y promueven la visita de adolescentes a los adolescentes con cáncer.

"Mi hijo sufrió por meses, en el hospital él sufría y toda la familia, pero solo había dolor, impotencia y frustración", recordó Bahamon.

"Hemos entendido que hay mucha necesidad de convivencia y de abrazar y estar cerca de los niños y también de sus familias por tanta soledad en medio de la crisis", dijo.

"Además tratamos de darles satisfacciones y sueños a los niños y muchos de ellos piden ir a la playa o a Disney y se consiguen los pases y se les lleva para que ese día sea inolvidable", resaltó.

En estos cuatro años, la fundación Junior ha asistido a más de 150 familias con niños con cáncer, y de ese total cerca del 90 por ciento son mexicanos, y en su mayoría de escasos recursos o indocumentados.

"Ha habido casos tan dramáticos como el de tres niños que tan pronto fueron diagnosticados con cáncer fueron abandonados por sus padres y estuvimos ahí pendientes de todo lo que necesitaron", anotó Bahamon.

También tras el diagnóstico, los padres se acusan mutuamente y se han dado casos de separación y divorcios. "Ahí hemos logrado intervenir para unirlos en lugar de que la crisis los hunda más", dijo.

"A las familias, y gracias a donaciones, les entregamos comidas o vales de gasolina para que puedan llevar a sus hijos a las quimioterapias o que familiares los visiten, o con la camioneta que nos donó Lupillo Rivera la destinamos para llevarlos", detalló.

También se les pagan algunas de sus facturas de servicios como luz o teléfono o renta, porque muchos de ellos dejan de trabajar y no tienen ingresos para solventar sus gastos.

"Nuestro mayor sueño es comprar o rentar una casa enfrente de esos hospitales de niños con cáncer para poder ofrecer de forma gratuita que sus familias puedan irse a bañar y descansar y que reciban toda la ayuda emocional y sicológica", dijo Bahamon.

La fundación recién consiguió 20 mil dólares en becas para que padres y madres de víctimas de cáncer aprendan un oficio como pastelería o mecánica y salgan de su rutina y puedan tener una opción para salir adelante.

Cada año, la fundación organiza el 1 de septiembre -el día que nació Junior, un evento para los héroes como se les llama a los niños para entregarles un trofeo por su lucha contra el mal, además de ofrecerles continuos espectáculos para su distracción.

Para el 29 de septiembre, la fundación tiene programado un evento para recaudación de fondos en Anaheim para invitar a más voluntarios.