Vigente la obra de Gian Francesco Malipiero a 40 años de su muerte

El compositor, musicólogo y académico italiano Gian Francesco Malipiero, es recordado a través de sus piezas, que a 40 años de su muerte, que se cumplen mañana, siguen siendo interpretadas.

Ejemplo de ello, fue la reciente presentación del festival "El espíritu de la música de Venecia", donde las violinistas Jessica Oddie y Kumiko Sakamoto, el violista Morgan O'Shaughnessey, la violonchelista Bridget Pasker y el pianista Jakub Tchorzewski evocaron al autor italiano al ejecutar el "Cuarteto de cuerda n. 5".

En la presentación, que formó parte del ciclo "La música de los archivos del Instituto de Música de la Fundación Cini", el público disfrutó de esta obra creada en 1950 por Malipiero, quien es considerado la mente musical más original de su época; de acuerdo el portal en Internet "nonsolocinema.com".

Gian Francesco Malipiero, quien vino al mundo el 18 de marzo de 1882 en Venecia, Italia, en su juventud se inscribió un breve periodo en el Conservatorio de Viena, en Austria, donde estudió violín.

Tiempo después se trasladó a Venecia y a Bolonia, donde obtuvo un diploma en composición de la Escuela de Música de Martini GB en 1904, señala la biografía del musicólogo publicada en la página electrónica "allmusic.com".

En 1913 viajó a París, Francia, donde fue influenciado por el impresionismo francés y se interesó por enriquecer las armonías con sextos y novenas; ese mismo año estrenó en el Teatro La Scala de Milán su obra "Impresiones de la verdad".

Sus intereses académicos lo llevaron a ser profesor del Conservatorio de Parma a partir de 1921 y hasta 1923, y más tarde a ser director del Instituto Musicale Pollini en Padua y del Liceo Benedetto Marcello de Venecia.

Progresivamente, Malipiero se fue orientando hacia la búsqueda de su expresión más personal en la multiplicación de las ideas musicales, que se suceden unas a otras como un encadenamiento de episodios enlazados por una afinidad, en el contexto de una libertad de ritmo total.

La música vocal constituye una parte importante de su obra, que se característica por la acentuación muy marcada en la sílaba tónica, heredada del canto gregoriana; ejemplo de ello son: "La muerte de Sócrates" (1957) y "Representación y fiesta de carnaval y cuaresma" (1962).

De acuerdo con la biografía del también académico disponible en el portal "biografiasyuvidas.com", entre sus numerosas óperas se encuentran: "Torneo nocturno" (1931), "Julio César" (1936), "Antonio y Cleopatra" (1939) y "Don Tartuffo bacchettone" (1966).

La producción de Malipiero es notable, y en ella destaca la publicación en 16 volúmenes (1926-1942), de sus obras completas.

La brillante carrera del destacado compositor italiano Gian Francesco Malipiero se vio concluida con su muerte, ocurrida el 1 de agosto de 1973.