Concluye gira por México el montaje uruguayo "Nuremberg"

La historia de un joven "skinhead" que grita sus emociones furiosas al mundo, en una búsqueda desesperada de ser escuchado por alguien, es narrada en la obra "Nuremberg", que anoche concluyó su gira por México en el Teatro Orientación del Centro Cultural del Bosque (CCB), en esta ciudad.

Bajo la dirección de María Dodera, la pieza dramática fue creada por el dramaturgo uruguayo Santiago Sanguinetti, quien también actúa en esta historia hiperrealista.

Amante de realizar creaciones teatrales en lugares no convencionales, Sanguinetti exhibe la historia de un joven "skinhead", quien en un baño público espera que sus camaradas lo pasen a buscar para obtener un "botín" de una embajada.

Mientras espera, grita al mundo y al desconocido más próximo su resentimiento y odio hacia los negros, los judíos, los gays; hacia el diferente; el montaje es pues una obra humana, llena de contradicciones.

Presentada por la compañía "Uruguaya a las tablas", en este monólogo Sanguinetti apela a la reconstrucción del tejido social que tanto se ha perdido, no sólo en México, sino en otras partes del mundo.

En escena, el uruguayo personifica a un "cabeza rapada", un neonazi que atraviesa un proceso de despersonalización.

Para Dodera, la obra es una alerta antifascista por la tendencia del personaje a adoptar ideologías nazi y fascista.

"Él sin sus camaradas no es nadie, los camaradas son madre, padre, carne y sangre; es un neonazi que emplea la filosofía hitleriana basada en el libro "Mi lucha", de Adolfo Hitler".

De acuerdo con la directora teatral uruguaya, la obra tiene una referencia metafórica a lo que sucedió en Nuremberg, en cuyo palacio de justicia se realizaron los juicios más importantes de la historia ya que se juzgaba a los principales culpables de crímenes contra la humanidad, la paz y, sobre todo, crímenes de guerra.

En escena, la repercusión del fascismo y nazismo están presentes en el individuo, llevándolo al final, a un estado de despersonalización total, pues al término de la obra, el joven desconoce su identidad.

Dado el tema que aborda la obra, ésta es analizada junto al público luego de la función, en una charla dirigida por Sanguinetti y Dodera sobre los aspectos políticos y sociales que se contemplan en escena.