Piden destituir a defensora panameña del pueblo por peculado

La comisión de credenciales del Parlamento panameño recomendó hoy al pleno la destitución de la defensora del Pueblo, Patria Portugal, acusada de peculado, anunció el titular de la Asamblea Nacional, Sergio Gálvez.

"La comisión decidió enviar al pleno una petición para que la Defensora del Pueblo sea removida del cargo", anunció Gálvez a periodistas.

La propuesta será evaluada por la junta directiva para determinar cuándo la eleva al pleno, explicó, pero advirtió que "hay una decisión ya tomada por la comisión de credenciales".

El oficialismo, liderado por el gobernante partido Cambio Democrático (CD), dispone de 42 de los 71 escaños legislativos, pero requiere de dos terceras partes (48 votos) para destituir a Portugal.

El opositor Partido Panameñista (PPA) afirmó que sus diputados se abstendrán de votar.

La sesión de la comisión de credenciales ocurrió una semana después de que la Corte Suprema de Justicia decidiera suspender a Portugal por dos meses para ser investigada por supuesto peculado, y le prohibió salir del país.

El máximo tribunal autorizó al Ministerio Público investigar a Portugal por supuestas irregularidades en el otorgamiento de un contrato a particulares por 250 mil dólares para elaborar el cambio de imagen institucional.

La Procuraduría además investiga otro contrato por 200 mil dólares para una consultoría sobre atención a los usuarios de la Defensoría.

En ambos casos, los contratos fueron otorgados con sobreprecio, de acuerdo con investigaciones del diario La Prensa.

El caso fue elevado a la Corte Suprema de Justicia, porque la Asamblea de Diputados es la instancia nominadora de la Defensora.

En una de las asesorías por 200 mil dólares, para atención a usuarios de la Defensoría, la empresa contratante recurrió a otra persona por seis mil dólares para elaborar la consultoría.

Portugal, electa ombudsman en 2011 para un periodo de cinco años, creó expectativas sobre su papel, debido a que es hija de un dirigente popular desaparecido en 1970, hecho por el cual fue condenado el Estado panameño.