Declaran inocente a Manning en el delito de ayudar al enemigo

Aunque una corte militar declaró hoy a Bradley Manning culpable de filtrar información confidencial del gobierno estadunidense, fue exhonerado del delito de "ayudar al enemigo", cargo por el cual podría haber alcanzado la cadena perpetua.

Tras siete semanas de juicio y más de tres años desde su arresto, Manning, el militar acusado de la mayor filtración de información clasificada en la historia de Estados Unidos, recibió este martes su veredicto.

La jueza militar encargada, coronel Denise Lind, leyó el fallo desde las instalaciones militares en Maryland, Estados Unidos, donde se han llevado a cabo los procecimientos judiciales contra Manning, de 25 años y quien filtró miles de documentos al portal WikiLeaks.

Durante el juicio militar, el soldado raso Manning admitió haber filtrado información a WikiLeaks, ésta incluía videos de ataques aéreos contra la población civil y otros eventos de las guerras de Afganistán e Irak, así como los expedientes de detenidos en Guantánamo y unos 250 cables diplomáticos.

Manning fue encontrado culpable de cargos menores que incluyen descargar información confidencial y hacerla pública de manera ilegal por lo que podría ser condenado hasta 144 años de prisión, pero también sería una sentencia mucho menor de 20.

Manning siempre reconoció haber sido el responsable de la filtración y se declaró culpable de 10 de los cargos menores, sin embargo, durante su juicio militar, se negó aceptar la acusación más importante: la de haber ayudado al enemigo.

El soldado raso, un exanalista de inteligencia, fue arrestado en Irak en mayo de 2010 y pasó semanas en una celda en una instalación del ejército de Estados Unidos en Kuwait antes de que lo transfirieran a Estados Unidos.

El gobierno del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, encauzó a Manning por ayudar al enemigo y violar la ley de Espionaje.

El Pentágono trató de presentar el caso bajo el argumento de que las filtraciones de información Manning pudieron causarle la muerte a otros debido a la vulneración a la seguridad nacional ocasionada.

La defensa sabía que los cargos menores obligarían a Manning a pasar probablemente unos 20 años de cárcel, mientras la ayuda al enemigo conllevaría cadena perpetua sin libertad condicional.

El código penal militar estadunindense prevé incluso la pena de muerte para este delito, aunque la fiscalía había dejado en claro desde el principio que la pena máxima que solicitaría para Manning sería la cadena perpetua.

El joven militar todavía podría afrontar una larga pena de cárcel, ya que la jueza lo halló culpable de un total de 19 cargos, que en total pueden acarrearle hasta 144 años de cárcel, según fuentes del proceso.

La condena en sí será decidida en las próximas semanas, después de que la jueza Lind escuche a nuevos testigos en la próxima fase del proceso que ahora se abre, para examinar qué sentencia le impone.